Cómo prevenir el tabaquismo en la adolescencia

Cómo prevenir el tabaquismo en la adolescencia
4 (80%) 4 votos

Causas, consecuencias y recomendaciones para prevenir el tabaquismo en la adolescencia

¿Sabías que los jóvenes de entre 13 y 14 años son quienes más riesgo tienen de volverse adictos a los cigarrillos?

Y no solo eso sino que el tabaquismo en la adolescencia se está convirtiendo en una epidemia difícil de controlar, ya que cada vez hay más adolescentes que caen en las redes del tabaco.

Sin ir más lejos, según la Organización Mundial de la Salud existen en todo el mundo cerca de 150 millones de fumadores adolescentes y las cifras van en aumento.

La explicación es muy sencilla: los jóvenes son el sector de la población más vulnerable a caer en adicciones, y por esa razón también son la franja de edad favorita de la industria tabacalera.

De hecho, se calcula que una persona que comience a fumar antes de los 21 años tendrá más dificultades para dejarlo cuando se lo proponga.

Pero no solamente eso sino que además los adolescentes también son quienes mayor posibilidades tienen de volverse adictos al alcohol y a las drogas ilegales, quienes sufren en mayor grado las consecuencias de fumar y quienes mayor riesgo tienen de padecer enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco.

Es por todo eso que hay que evitar a toda costa que los adolescentes comiencen a fumar y para ello no hay nada mejor que hacerles entender las causas y las consecuencias del tabaquismo en la adolescencia junto a la implementación de varias medidas de prevención enfocadas a evitar que los jóvenes caigan en las garras del tabaco.

¿Quieres saber cómo puedes ayudar a evitar el tabaquismo en la adolescencia? Enseguida te lo contamos.

el tabaquismo en los jóvenes
El ya famoso fumador más joven del mundo

Las alarmantes estadísticas de tabaquismo en la adolescencia

Cada día hay más jóvenes adictos a la nicotina, y las estadísticas sobre el tabaquismo en los adolescentes no son para nada alentadoras.

De hecho, diariamente entre 80.000 y 100.000 jóvenes en todo el mundo comienzan a fumar, y la edad media de inicio en el consumo de tabaco es de 13 años.

Pero eso no es lo peor sino que de todos los niños que hay en el mundo a día de hoy, unos 250 millones morirán por causas relacionadas con el tabaco.

Es por eso que hay que trabajar en las causas y las consecuencias del tabaquismo en la adolescencia para evitar que los jóvenes tomen la decisión de fumarse ese primer cigarrillo al que le seguirán muchos otros.

Las 6 grandes causas del tabaquismo en la adolescencia

Existen varias razones por las cuales los jóvenes comienzan a fumar. Identificarlas es vital para poder actuar, así que a continuación te mostramos cuáles son las seis principales causas del tabaquismo en la adolescencia:

Aceptación social

Una de las principales causas del tabaquismo en adolescentes a nivel mundial es la aceptación social; es decir, el hecho de fumar para sentirse parte de un grupo.

De hecho, son muchos los jóvenes que comienzan a fumar para sentirse integrados y de ese modo satisfacer a sus compañeros.

También son muchos los que encienden su primer cigarrillo por curiosidad, por placer, por la influencia de sus amigos o simplemente porque “está de moda”.

Estrés y ansiedad

Muchos jóvenes también comienzan a fumar para aliviar la presión y el estrés en situaciones de ansiedad y tensión, ignorando que los cigarrillos se convertirán en un arma de doble filo que les relajará unos instantes para después hacerles sentir más y más estrés con lo cual cada vez necesitarán una dosis mayor.

Desafiar las normas

La adolescencia es una época de cambio y por esa razón muchos jóvenes comienzan a tontear con los cigarrillos para desafiar las normas así como para sentir que ellos deciden y tienen el control.

Para los jóvenes, encenderse un cigarrillo es una manera de desafiar los límites impuestos por los padres, la escuela o la sociedad y son muchos quienes deciden cruzar la línea solamente por romper las normas.

Influencia de los padres

Todos los estudios confirman que los hijos de padres fumadores tienen mayor riesgo de volverse adictos a la nicotina que el resto, con lo cual los padres fumadores se convierten en una de las principales causas del tabaquismo en la adolescencia aun sin ser plenamente conscientes de ello.

Desinformación

Aunque hoy en día existen muchas medidas de prevención del tabaquismo en los adolescentes, lo cierto es que todavía existen creencias populares que respaldan que fumar es sexy o cool y que además está bien visto.

Esa desinformación o publicidad errónea propia de décadas pasadas es la causante de que muchos jóvenes se enganchen al tabaco.

Publicidad

Está demostrado que los anuncios aumentan el deseo de querer encenderse un cigarrillo, y eso los convierte en una de las principales causas del tabaquismo en adolescentes.

De hecho, la industria tabacalera durante muchísimos años ha estado dirigiendo campañas masivas sobre todo a adolescentes.

Y aunque hoy en día estas campañas están prohibidas lo cierto es que aún se puede ver en la televisión o el cine a actores encendiéndose un cigarrillo con lo cual muchos jóvenes tienden a imitar ese hábito.

Aún así, afortunadamente el tabaquismo en la adolescencia es una adicción prevenible pero para ello es fundamental hacer entender a los jóvenes los riesgos, peligros y consecuencias de fumar.

El tabaquismo en la adolescencia y sus consecuencias

La gran mayoría de los jóvenes que comienzan a fumar ignoran por completo qué consecuencias trae el tabaquismo en la adolescencia. Si lo supieran, probablemente jamás se encenderían ese primer cigarrillo al que inevitablemente le seguirán muchos otros.

Por otro lado, la mayor parte de los jóvenes que fuman creen que los riesgos son a largo plazo y que a ellos nunca les va a tocar sufrirlos. Lo que no saben es que sus vías respiratorias se obstruyen desde que fuman el primer cigarro y que la función pulmonar queda disminuida desde el principio de comenzar a fumar.

Los dolores de cabeza continuos, la tos frecuente, los problemas respiratorios, la caída de los dientes e inflamación de las encías, los problemas cardíacos, la pérdida de visión y audición, los episodios de estrés o ansiedad y las enfermedades de origen psíquico como las crisis de angustia, los ataques de pánico o la depresión son solamente otras de las consecuencias del tabaquismo en la adolescencia a las que deberán enfrentarse todos aquellos jóvenes —y no tan jóvenes— que se inicien en el consumo de tabaco.

El asma y tabaco en la adolescencia van muy ligados también, y de hecho los adolescentes que fuman de manera regular son más propensos a tener problemas respiratorios a largo plazo. Pero no es todo.

¿Sabías por ejemplo que un cigarrillo en la adolescencia puede conducir a la depresión en la vida adulta? Así lo asegura un estudio de la Universidad de Florida, que afirma que la nicotina en los adolescentes induce a un estado parecido a la depresión caracterizado por una carencia del placer y un aumento de la sensibilidad en el futuro. Pero esta es solamente una más de las muchas consecuencias del tabaquismo en la adolescencia.

Otra de las consecuencias es que la frecuencia cardíaca en reposo es de dos a tres latidos más rápida por minuto que la de los no fumadores, e incluso se ha comprobado que se pueden detectar los primeros signos de enfermedad cardíaca y de accidente cerebrovascular en jóvenes fumadores.

Obviamente, si esta adicción al tabaco persiste durante años tendrán elevadas posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, padecimientos gastrointestinales, cáncer y otras enfermedades que pueden causar incluso la muerte.

Así que la solución principal pasa por evitar que los adolescentes comiencen a fumar, pero ¿cuáles son las recomendaciones para prevenir el tabaquismo en la adolescencia? Enseguida te las contamos.

Tabaquismo en la adolescencia: prevención

¿Sabías que si una persona no ha comenzado a fumar antes de los 26 años es muy probable que ya nunca lo haga?

Es por eso que debemos centrarnos en prevenir el consumo del tabaco, ya que es más fácil evitar que un adolescente no comience a fumar que ayudarle a dejar el tabaquismo. Para ayudar a dejarlo ya existen los imanes y multitud de métodos que ahora no tienen cabida.

Y aunque en cada país existen diferentes medidas gubernamentales dirigidas a evitar el consumo de cigarrillos lo cierto es que hay pequeñas acciones que todos podemos hacer para evitar que los jóvenes se vuelvan adictos al tabaco.

Aquí te mostramos algunas recomendaciones para prevenir el tabaquismo en la adolescencia:

Comienza a educar sobre el tabaco desde la infancia

La mejor manera de evitar que los adolescentes fumen es concienciarles desde que son niños así que tanto en casa como en la escuela se deben implementar una serie de acciones tanto informativas como educativas enfocadas a la prevención del tabaquismo.

De ese modo, si trabajamos para crear cierta repulsa al tabaco desde la infancia es probable que evitemos despertar la curiosidad y el deseo por fumar en la adolescencia.

No fumes delante de menores

Evita a toda costa fumar delante de menores sin importar qué edad tengan, porque la mejor manera de prevenir el tabaquismo en los adolescentes es dar ejemplo.

Piensa que los jóvenes tienden a imitar conductas que ven como habituales así que si no fumas delante de menores es más probable que ellos no comiencen a fumar.

Muestra cuáles son los efectos del tabaco

Si quieres evitar que un adolescente comience a fumar, háblale de “tú a tú” acerca de las consecuencias negativas del tabaco, sobre todo de los efectos a corto plazo para que vea qué puede pasarle al poco tiempo de comenzar a fumar.

Por ejemplo, el mal aliento, los dedos y dientes amarillentos, la respiración más corta y la disminución del rendimiento deportivo entre otros.

Piensa que tal y como hemos visto muchos jóvenes comienzan a fumar por curiosidad y para “probar la experiencia” así que si les informas sobre todas las consecuencias de fumar y les das herramientas suficientes para poder valorar por sí mismos es probable que eviten encenderse ese primer cigarrillo.

Fomenta el ejercicio físico

Como hemos visto, muchos jóvenes consumen tabaco para alejar el estrés cuando en realidad hay otras alternativas mucho más saludables para hacer frente a las épocas de ansiedad como por ejemplo el deporte.

Y es que practicar ejercicio físico aumenta la autoestima, ayuda a que niños y adolescentes forjen su carácter y al mismo tiempo es una forma más que positiva de controlar los nervios y evitar la ansiedad.

Además, el deporte potencia la creación de hábitos saludables y está científicamente comprobado que ayuda a prevenir el tabaquismo con lo cual si estos comienzan a practicar algún deporte es menos probable que terminen fumando.

Educa sobre los síntomas de abstinencia

Cuando los jóvenes comienzan a fumar no son conscientes de que un día van a tener que dejarlo y pasar por el maldito síndrome de abstinencia.

Es por eso que una buena manera de evitar el tabaquismo en la adolescencia es educar acerca de los síntomas de abstinencia a los que se van a tener que enfrentar cuando quieran dejar de fumar.

Entre ellos, la irritabilidad, el desánimo, la tristeza, el mal humor, los problemas de concentración, la sensación de inquietud y nerviosismo, los dolores de cabeza o el aumento del apetito entre otros.

Y aunque estas son las principales recomendaciones para prevenir el tabaquismo en la adolescencia lo cierto es que existen muchas otras medidas que puedes tomar para evitar que los jóvenes comiencen a relacionarse con los cigarrillos.

Si las tienes en cuenta y las compartes, entonces entre todos podremos trabajar para conseguir un futuro mucho más saludable y lleno de bienestar lejos del tabaco. Y es que como hemos visto, es muy fácil que los adolescentes comiencen a fumar así que es nuestro deber tratar de evitarlo.

Ahora ya sabes cómo el tabaco afecta a los jóvenes, por qué estos comienzan a fumar, cuáles son las consecuencias del consumo de cigarrillos y qué puedes hacer para evitar que se inicien en el mundo del tabaco.

Así que ponte manos a la obra y comienza a difundir esta información para que cada vez más personas sean conscientes de que evitar el tabaquismo en la adolescencia es cosa de todos.

Por tanto, no dudes en compartir este artículo con todas aquellas personas a las que creas que pueda interesarles.

La salud de millones de jóvenes y adolescentes en todo el mundo está en juego, y tú también puedes poner tu granito de arena para evitar que cada vez más jóvenes comiencen a fumar.

Un mundo sin tabaco es posible, y para ello hay que comenzar desde ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *