El mono del tabaco: síntomas, efectos y duración del síndrome de abstinencia del tabaco

El mono del tabaco: síntomas, efectos y duración del síndrome de abstinencia del tabaco
2 (40%) 1 voto

Todo lo que debes saber sobre el mono del tabaco y el síndrome de abstinencia de la nicotina

¿Cuántas veces has pensado en dejar de fumar pero el simple hecho de enfrentarte a tu vida sin cigarrillos te ha echado para atrás? ¡Bienvenido al “maravilloso” mundo del síndrome de abstinencia del tabaco!

Lo cierto es que cuando uno decide dejar el tabaquismo, de repente su vida parece ir cuesta arriba. Primero piensas que no vas a poder, luego te sientes irritable y con deseos de fumar a todas horas, después recurres a todos los remedios, trucos, medicamentos, tratamientos, hierbas o alimentos para dejar de fumar habidos y por haber, y finalmente ocurren dos cosas: o bien pasa el período de abstinencia de la nicotina y logras dejar el tabaco, o bien caes de nuevo en la tentación y vuelves a fumar.

Sea como sea, el síndrome de abstinencia de la nicotina es una realidad que afecta al 85% de fumadores. Pero pensándolo fríamente no es para tanto: en realidad sólo estás dejando de fumar, no de vivir. Así que lo único que vas a tener que hacer para dejar los cigarrillos con éxito es sobrevivir ante el mono del tabaco durante unos pocos días. Y para ello es inevitable que lo conozcas cuanto más de cerca mejor.

Así que si lo que te frena al dejar de fumar es pasar por el síndrome de abstinencia de la nicotina entonces sigue leyendo porque te vamos a contar tanto sobre él que vas a conocerlo mejor que a tu carnet de identidad. Hay personas que por miedo a estos síntomas no se llegan a plantear métodos para dejar el tabaco.

Todo ello para que sepas cuáles son los síntomas de abstinencia de la nicotina, por qué aparecen, cuánto duran y cómo puedes vencerlos. De ese modo, cuando aparezca el temido mono del tabaco vas a saber cómo hacerle frente y ganarle la batalla. ¿Vienes a conocer todos los detalles?

¿Qué es el síndrome de abstinencia del tabaco?

Todos los fumadores han oído hablar sobre él, pero son pocos quienes realmente le conocen así que si tú también te estás preguntando qué significa síndrome de abstinencia entonces deja que te digamos que estás en el sitio correcto.

Algunos le conocen como síndrome de abstinencia del tabaco, otros se refieren a él como el período de abstinencia de la nicotina y otros le llaman el mono del tabaco.

No importa cómo le llames, porque cuando hablamos de la definición del síndrome de abstinencia del tabaco todos los conceptos apuntan a lo mismo: a la serie de síntomas físicos y psíquicos que aparecen cuando el fumador deja de consumir nicotina y que provocan un intenso malestar.

Y aunque en este caso nos estamos refiriendo al tabaco, la aparición del síndrome de abstinencia también suele producirse cuando un adicto a cualquier otra sustancia que crea dependencia deja de consumirla, ya sea alcohol, cocaína, marihuana, cafeína o tabaco como es el caso.

síndrome de abstinencia al dejar de fumar

¿Cuáles son los síntomas de abstinencia de la nicotina?

Muchas personas se preguntan qué síntomas tiene el mono del tabaco, y lo cierto es que no son pocos aunque afortunadamente no duran por mucho tiempo.

Los primeros síntomas de la abstinencia de la nicotina aparecen tan solo al cabo de dos o tres horas después de haber fumado el último cigarrillo, y son los causantes de que cuando llevas un par de horas sin fumar sientas necesidad de fumarte otro cigarro.

Piensa que una vez terminas de fumar un cigarrillo la nicotina permanece en sangre aproximadamente unas dos horas, y cuando esos niveles de nicotina están por debajo de tus niveles de confort entonces aparecen los síntomas de abstinencia de la nicotina.

Estos síntomas suelen alcanzar su grado máximo entre 24 y 72 horas después de haber fumado el último cigarrillo e incluyen irritabilidad, trastornos del sueño desde somnolencia hasta problemas para dormir, malos sueños y pesadillas—, necesidad urgente de fumar, dolor de cabeza, disminución del pulso, ansiedad, incremento del apetito, mareos, dificultad de concentración, mal humor y depresión entre otros.

Lo mejor de todo es que estos síntomas, obviamente, no duran para siempre sino que disminuyen gradualmente de intensidad en dos o tres semanasaunque a algunos pueda parecerles una eternidad—.

Sin embargo, existen otros síntomas como la ansiedad por fumar y el deseo vehemente de un cigarrillo que persiste durante semanas e incluso meses.

Es por eso que los expertos afirman que el mono del tabaco y el síndrome de abstinencia de la nicotina condicionan las posibilidades de éxito al dejar de fumar.

Aún así, debes saber también que casi todos los estudios realizados hasta ahora a fumadores que han estado bajo programas de tratamiento coinciden en lo mismo: la mayoría de las veces el síndrome de abstinencia del tabaco no es tan intenso como se esperaba.

Así que si estás pensando en dejar de fumar, tienes que saber que ¡no todo es tan grave como lo pintan! Y te hablamos desde la experiencia.

¿Por qué aparece el síndrome de abstinencia del tabaco?

El cigarrillo contiene varias sustancias adictivas que poseen compuestos semejantes a los neurotransmisores que desencadenan placer, satisfacción, entusiasmo, alegría, serenidad y bienestar. Obviamente, todo ello de manera artificial.

El problema está en que el cerebro exige dosis cada vez mayores para lograr el mismo efecto y alcanzar esa sensación de bienestar prefabricada, con lo cual el fumador pierde la capacidad de experimentar gozo y tranquilidad de manera natural y termina creando una dependencia para no sufrir una serie de malestares como ansiedad, nerviosismo, temblores, trastornos del sueño, vómitos y otros síntomas que son lo que conocemos como el síndrome de abstinencia del tabaco.

Como una vez comienzas a fumar ya no eres capaz de experimentar bienestar y relajación sin tabaco, entonces cada vez necesitas más cigarrillos y precisamente cuando tratas de dejarlo aparece el temido síndrome de abstinencia provocado por el mismo tabaco.

Todo eso porque previamente has acostumbrado a tu cerebro a un estado de gozo y felicidad cada vez que ingieres determinadas sustancias químicas que componen el tabaco, y cuando no se las das tu mente no puede hacer frente al malestar que siente por la falta de esas sustancias.

Para volver a tu estado normal es necesario pasar por ese síndrome de abstinencia, pero una vez lo superes experimentarás más bienestar y felicidad que cuando fumabas. Y todo ello de manera natural y sin necesidad de químicos.

¿Cuánto dura el síndrome de abstinencia físico del tabaco?

Más arriba comentábamos que el período de abstinencia de la nicotina disminuye de intensidad a las dos o tres semanas, pero ¿hasta cuándo dura el mono del tabaco realmente? O mejor aún: ¿hasta cuándo vas a seguir teniendo ganas de fumar?

Lamentablemente no hay una respuesta exacta, ya que el mono del tabaco en algunas personas suele durar unas semanas pero en otras dura hasta meses. Aún así, los expertos coinciden en que lo habitual es que el tiempo de duración del síndrome de abstinencia del tabaco sea de entre 4 y 12 semanas.

El craving es uno de los principales síntomas, de los más molestos que existen y además uno de los que más tarda en desaparecer. Hace referencia a las intensas ganas de volver a fumar con una duración de dos a tres minutos y pasado este tiempo desaparece durante unos diez minutos más para volver a aparecer de nuevo.

Por suerte, el craving se prolonga durante las seis primeras semanas y después va disminuyendo progresivamente.

Así que si estás considerando la opción de dejar de fumar es importante que conozcas este síntoma y su evolución ya que eso te ayudará a hacerle frente.

¿Cómo superar el síndrome de abstinencia de la nicotina? Trucos para aguantar el mono del tabaco

Hay quien lo sobrelleva mejor dejando de fumar poco a poco. En esta vida nada es eterno, y el síndrome de abstinencia del tabaco no es una excepción. Llega un momento en el que las ganas de fumar desaparecen, y de hecho existen determinados trucos y consejos para superar el mono del tabaco. A continuación te compartimos algunas soluciones y remedios para lograrlo:

  • Medicamentos: existen varios medicamentos que pueden ayudarte a controlar el mono del tabaco como por ejemplo el champix, el bupropion el elontril o la vareniclina que poseen una triple acción: disminuyen el deseo de fumar, disminuyen los efectos del síndrome de abstinencia y deshacen la asociación del cigarrillo con el placer. Eso sí, antes de tomar alguno de estos medicamentos siempre debes consultar a tu médico para que supervise tu tratamiento y te recomiende la mejor opción para ti.
  • Terapias alternativas: las terapias como la homeopatía, la acupuntura o auriculoterapia o las flores de Bach entre otras también pueden ayudarte a minimizar los efectos del mono del tabaco mientras empiezas una nueva vida lejos de la nicotina. Y no tienen efectos secundarios.
  • Libros de autoayuda: la adicción al tabaco es mental así que una vez le hagas entender a tu mente que no necesita cigarrillos te será mucho más fácil dejarlo y sin síndrome de abstinencia. A eso pueden ayudarte precisamente los libros de autoayuda para dejar de fumar, que actúan directamente sobre tu cerebro liberándolo de la adicción para siempre.
  • Tratamiento con láser: se trata de un tratamiento de una sola sesión centrado sobre todo en las orejas y las manos que tiene por finalidad ayudarte a perder las ganas de fumar. Como dato, el 80% de las personas que han apostado por este método han conseguido dejarlo.
  • Remedios caseros: si no quieres recurrir a químicos ni medicamentos, siempre puedes optar por remedios caseros para dejar de fumar. Por ejemplo, tomar una infusión de determinadas hierbas —lo que se conoce como fitoterapia puede ayudarte a vencer el mono.
  • Cigarrillo electrónico: es uno de los métodos que más de moda está, y en buena parte se debe porque el fumador disfruta de la similitud de estar fumando un cigarrillo tradicional pero sin estar ingiriendo ninguna de las sustancias cancerígenas provocadas por el tabaco. Permite regular el nivel de nicotina y la idea es que el proceso no se alargue más de un mes.
  • Vídeos para dejar de fumar: en Internet existen cientos de vídeos sobre dejar de fumar que pueden ayudarte a abandonar el hábito minimizando el síndrome de abstinencia. Solo en YouTube aparecen más de 16.000 resultados.
  • Caramelos y chicles de nicotina: es uno de los métodos más habituales debido a que el simple hecho de mascar y tener la boca ocupada brinda una sensación de bienestar aunque la realidad es que sigues dando a tu cuerpo esa nicotina que tan poco bien le hace.
  • Parches de nicotina: son unas tiras adhesivas que se aplican directamente sobre la piel y cuyo tratamiento debería durar unas ocho semanas en las que el fumador debe ir disminuyendo la dosis de nicotina limpia; es decir, una nicotina que no contiene sustancias químicas nocivas.
  • Meditación y yoga: la meditación y el yoga son unos efectivos remedios para pasar el mono del tabaco, ya que te conectan directamente con tu cerebro y al mismo tiempo te relajan. El primer paso para lograrlo es tomar consciencia de lo que inhalas cada vez que enciendes un cigarrillo y tomar consciencia de cómo influye negativamente en tu organismo.
  • Ejercicio físico: el ejercicio es el mejor aliado de tu salud, así que practicando deporte puedes paliar los efectos del síndrome de abstinencia del tabaco para que no sea tan duro dar el paso. Además, evitarás ganar peso y tu salud mejorará.
  • Grupos de apoyo: muchas personas optan por dejar de fumar con personas que también quieren dejarlo, asistiendo a grupos de apoyo tanto en hospitales como en centros comunitarios, sitios de trabajo y muchos más lugares. En los grupos de apoyo se crea un ambiente acogedor donde sus miembros tienen un objetivo común y se les enseña a afrontar la situación de cambio en relación al tabaco.
  • Fuerza de voluntad: contar con tus seres queridos también será un gran apoyo, así como la fuerza de voluntad, un factor clave sin el que difícilmente lo lograrás. Si quieres dejar de fumar convéncete de ello y no desistas hasta el final porque si quieres, puedes. Y tu simple determinación te ayudará a saber cómo superar el mono psicológico del tabaco.

¿Habías oído hablar del síndrome de abstinencia del tabaco? ¿Has pasado por él alguna vez? ¡Cuéntanos tu experiencia! Y sobre todo, recuerda que un simple cigarrillo no puede ser más fuerte que tus ganas de vivir sin tabaco. Da el primer paso, y el resto ya vendrá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *