Beneficios

Dejar de fumar engorda: descubre si es cierto y por qué

La verdad tras la afirmación de que dejar de fumar engorda

Una de las principales razones por las cuáles muchos fumadores no quieren abandonar el tabaco es por miedo a engordar. Y es que existe la opinión generalizada que cuando se deja de fumar se ganan unos kilos de más. Ya sea utilizando la homeopatía para dejar de fumar o dejándolo poco a poco.

¿Es cierto que dejar de fumar engorda o es más bien un mito? ¿Qué cambia en nuestro cuerpo cuando dejamos de fumar? ¿Qué opinan los expertos al respecto? Estás a un paso de saberlo.

Esto es lo que sucede en tu cuerpo cuando dejas de fumar

El primer paso para saber si dejar de fumar engorda es entender lo que ocurre con tu propio cuerpo una vez abandonas este mal hábito.

Cuando dejas de fumar tanto la nicotina como el resto de componentes tóxicos del tabaco provocan un efecto negativo en tu organismo que es necesario conocer para entender si dejar de fumar engorda o adelgaza. Esto es lo que debes saber:

El metabolismo cambia

Se conoce como termogénesis al proceso mediante el cual tu cuerpo produce calor. Su funcionamiento es sencillo: a mayor termogénesis mayor aumento del metabolismo y por tanto mayor quema de calorías.

Pues bien, la cuestión es que cuando fumas la producción de calor aumenta un 6% lo que se traduce en que estás quemando 200 calorías más por día.

Cuando dejas de fumar, la producción de calor o termogénesis vuelve a la normalidad y tu metabolismo disminuye lo que puede favorecer el aumento de peso.

El estrés y la ansiedad aumentan

La nicotina aumenta los niveles de algunas hormonas como la adrenalina y eso tiene una acción hiperglucémica; es decir, un aumento anormal de la cantidad de glucosa que hay en la sangre.

Esto provoca que el fumador recurra a un cigarrillo cada vez que tiene hambre y es así como logra regular sus niveles de glucemia como si hubiese comido.

Cuando se deja de fumar, y debido a la ausencia de nicotina, el estrés y la ansiedad aumentan y el ex fumador calma sus nervios comiendo más de lo que debería —y peor aún: por lo general lo hace ingiriendo alimentos calóricos y poco nutritivos—.

Recuperas el olfato y el gusto

El tabaco deteriora sentidos tan importantes como el gusto y el olfato, por lo que cuando la persona deja de fumar vuelve a mejorar su sentido olfativo y gustativo. Eso hace que el ex fumador disfrute más de lo que está comiendo, desee más alimentos y como consecuencia ingiera más calorías de las recomendadas.

¿Dejar de fumar engorda o adelgaza? Esto es lo que dicen los expertos

Dejar de fumar engorda entre 3 y 5 kilos. Así lo advierte un análisis a 62 estudios sobre la materia publicado en la prestigiosa revista British Medical Journal.

De media, un año después de dejar de fumar, la persona ha ganado unos 4,7 kilos de peso; una cifra que sin embargo está muy por encima de los 2,9 kilos que un estudio similar concluyó hace dos décadas.

Dejar de fumar engorda

El profesor de psiquiatría y experto en adicciones Henri-Jean Aubin es claro sobre el tema de si dejar de fumar engorda o no: “se engorda al principio sobre todo. Y es importante saberlo porque si una mujer muy preocupada con su silueta deja de fumar y gana un kilo el primer mes puede decidir que no sigue para no ganar 12 kilos en un año. Pero hay que decirle que se deja pronto de engordar”.

De hecho, el profesor afirma que según sus estudios, el 20% de las personas analizadas incluso adelgazan cuando dejan de fumar.

Aún así, todos coinciden en lo mismo: los beneficios de dejar de fumar compensan con creces el ligero aumento de peso de dejarlo.

Y sobre el tema Aubin añade: “dejar de fuma es la mejor decisión que podría tomar una persona, incluso si está preocupada por su figura. Alguien de 40 años que lo deje hoy ganará nueve años de esperanza de vida”.

4 factores que pueden hacerte engordar cuando dejas de fumar

Después de leer hasta aquí, seguramente te estés preguntando por qué engorda dejar de fumar y la explicación es más sencilla de lo que crees. Básicamente, si dejas de fumar engordas debido a cuatro factores:

1) la nicotina tiene un cierto efecto anorexígeno, que viene a significar que sacia el apetito y hace que al fumar tengas menos ganas de comer.

2) a un fumador que fuma un paquete diario, la nicotina le permite quemar entre 200 y 300 calorías cada día.

3) muchas personas cuando dejan de fumar sustituyen el tabaco por la comida, y este cambio de hábito inevitablemente les lleva a subir de peso.

4) ante la misma actividad, un fumador consume más calorías que un no fumador.

Pero también debes saber que los kilos que ganes en los primeros tres meses probablemente vas a perderlos en los siguientes seis.

Cómo no engordar al dejar de fumar

A veces, oyendo hablar a la gente, parece que incluso leyendo libros para dejar de fumar, vas a engordar. Todo esto no significa que si dejas de fumar vayas a engordar siempre. Es más: dejar de fumar sin engordar es posible y no es difícil. Solo debes saber qué tener en cuenta.

Para empezar, hay algunos fármacos como los comprimidos, los chicles de nicotina y el bupropion que pueden retrasar el aumento de peso al dejar de fumar por lo que si este tema te preocupa tienes varias opciones a considerar.

Si quieres dejar de fumar pero no quieres engordar en el intento, entonces también tienes que evitar picar entre horas y no sustituir los cigarrillos por alimentos, y si decides hacer dieta mejor no empieces hasta que la abstinencia esté bajo control.

Ten en cuenta que ante la ansiedad por no poder fumar se produce un efecto sustitutivo y tendemos a cambiar el tabaco por la comida. Por tanto, cuando notes la falta de tabaco intenta cambiar la comida por otra actividad que te distraiga pero que no engorde como por ejemplo hablar con alguien, leer, comer un caramelo, hacer deporte, beber agua o respirar hondo un par de minutos.

La clave está en apartar la mente del deseo de fumar pero sin tener que recurrir a la comida, que suele ser lo primero que nos viene a la mente.

Durante las primeras semanas hay que intentar beber mucha agua y zumos, no tomar alcohol ni otros excitantes como café o té, comer ligero y frecuente y tomar muchas frutas y verduras.

Y sobre todo, mantente firme en el camino porque tomar la decisión de dejar de fumar es una acción realmente valiente; no dejes que esos posibles kilos de más pasajeros te llenen de miedos, dudas e inseguridades. Porque si algo ganas seguro cuando dejas de fumar, es salud y calidad de vida. Y eso no tiene precio 😉

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos métodos añadidos

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Copyright © 2017 Comodejardefumarya.com

To Top