Consecuencias de fumar

Consecuencias de fumar
Vota este artículo

Daños del tabaco: 10 consecuencias de fumar que no deberías ignorar

Mata a la mitad de sus consumidores, todos los años mueren cerca de seis millones de personas por alguna enfermedad relacionada con su consumo y solo en España mueren 166 personas al día por esta causa.

Te hablamos de fumar, y aunque los daños del tabaco son cada vez más evidentes, en la actualidad casi un 30% de la población mayor de 16 años es fumadora lo que significa que al menos una vez por día encienden un cigarrillo sin saber que tienen en sus labios un arma de doble filo que contiene más de 3.000 tóxicos.

Y a pesar que las estadísticas demuestran que un 75% de los fumadores quieren dejarlo, lo cierto es que muchas veces quienes fuman no llegan a ser del todo conscientes del peligro que conlleva encenderse un solo cigarro.

Así que si estás pensando en dejar de fumar, quieres ayudar a alguien a abandonar este hábito tan poco saludable o simplemente quieres ser un poco más consciente de los daños del tabaco, entonces sigue leyendo porque estás a punto de conocer 10 de las graves consecuencias de fumar, algunas más conocidas que otras pero todas ellas igual de preocupantes y devastadoras.

Son solo el principio de la punta del iceberg, pero desde ya te avisamos que no te van a dejar indiferente.

10 graves consecuencias de fumar tabaco para tu salud

Pérdida sustancial de los 5 sentidos

Desde el primer cigarrillo, los cinco sentidos notan las consecuencias de fumar y los daños del tabaco ya comienzan a hacerse palpables. Veamos cuáles son los síntomas de fumar en lo referente a los cinco sentidos:

  • Gusto: Las personas que fuman tienen menos apetito y padecen malestares digestivos de todo tipo, pero eso no es todo porque además las papilas gustativas se atrofian por obstrucción debido a los componentes del cigarrillo y a la temperatura que alcanza el humo en esta primera etapa del tabaco en el cuerpo. Todo eso sin contar uno de los principales síntomas de fumar: el mal aliento que se desprende del consumo de nicotina, lo cual convierte fumar en un hábito cada vez más antiestético.
  • Vista: ¿Sabías que fumar un cigarrillo disminuye el campo visual del fumador en un 22%? Eso se produce debido a que los componentes del cigarrillo paralizan las terminaciones nerviosas del nervio óptico. Si no te parece suficiente, los últimos estudios demuestran que el caso de ceguera en personas mayores causado por el consumo de cigarrillos es cada vez mayor debido a la degeneración macular y, de hecho, los fumadores que consumen más de dos paquetes de cigarrillos al día tienen tres veces más de posibilidades de padecer ceguera que los no fumadores.
  • Olfato: Es uno de los sentidos que más rápido se pierde y de hecho uno de los principales síntomas de fumar es que provoca pérdida olfativa y resulta imposible identificar los aromas con la misma pureza que antes de fumar.
  • Oído: El humo del tabaco provoca que se formen placas en las paredes de los vasos sanguíneos lo que provoca la reducción de riego del oído interno. En otras palabras: los fumadores pueden perder oído a edades más tempranas que los no fumadores y son tres veces más propensos a padecer infecciones.
  • Tacto: La nicotina empalidece la piel, y debido a la acumulación de tóxicos sobre la piel le da ese característico tono amarillo sobre todo en las manos, los dedos y las uñas lo cual lo convierte en uno de los daños del tabaco más evidentes tanto a corto como a largo plazo. Por no hablar del cáncer de piel, algo que jamás deberíamos pasar por alto.

Deterioro en las defensas

Otro de los daños del tabaquismo para la salud es la facilidad para atrapar resfriados y enfermar en comparación con los no fumadores.

Y es que fumar afecta al sistema inmunitario mermando la efectividad de los neutrófilos, un tipo de glóbulos blancos que son los encargados de enfrentarse en un primer momento a los microbios, activar una mayor respuesta inmune o participar en la reparación de un tejido dañado.

Por ello los fumadores tienden a tener las defensas más bajas.

A todo ello hay que sumarle que por cada cigarrillo fumado la presión sanguínea aumenta en uno o dos puntos y destruye unos 25 miligramos de vitamina C.

Peligro para mujeres embarazadas

Los daños del tabaco en el embarazo tampoco pasan desapercibidos.

Las madres fumadoras tienen un índice más alto de aborto espontáneo y muerte fetal, mientras que los recién nacidos tienen un peso promedio inferior al de los que no han sido expuestos al humo del cigarrillo.

Por otro lado, un reciente estudio ha confirmado que las consecuencias de fumar tabaco en el embarazo van mucho más allá y los recién nacidos cuyos padres son fumadores sufren de bronquitis y pulmonía con mayor frecuencia en su primer año de vida que los bebés de padres no fumadores.

Además de todo eso, una mujer embarazada que fuma tiene un mayor riesgo de sufrir un embarazo ectópico, que su bebé nazca prematuramente o que nazca con labio leporino o paladar hendido.

Las consecuencias de fumar durante la lactancia no son menores ya que aumenta el riesgo de que su bebé muera por síndrome de muerte súbita del lactante.

Una bomba de relojería para los pulmones

Y si hablamos de daños del tabaco no podemos dejar a un lado los pulmones, quienes absorben buena parte de las consecuencias de fumar.

Sin ir más lejos, el 90% de los cánceres de pulmón están provocados por el tabaco, uno de los principales síntomas de fumar en exceso.

consecuenciasdefumar

Pero además, el humo de cigarrillo contiene 1.600 partes por millón de cianuro de hidrógeno, un veneno que ataca sin piedad las enzimas respiratorias. Para que te hagas una idea, se considera peligrosa la exposición a largo plazo a niveles de cianuro de hidrógeno que estén por encima de 10 partes por millón. Haz cálculos.

Eso significa que fumar destruye progresivamente tus pulmones, aumenta notoriamente el riesgo de sufrir bronquitis crónica acompañada de tos crónica y el resultado final no es otro que una fatiga permanente o dificultad respiratoria constante.

El físico también se resiente

Las consecuencias físicas de fumar tampoco pueden pasarse por alto, ya que no importa si fumas un cigarrillo rubio, negro o tabaco mentolado porque sea cuál sea tu opción las consecuencias de fumar —aunque sea tabaco natural— serán las mismas para tu físico.

Solamente por poner unos ejemplos, tu ropa olerá siempre a cigarrillo, es más probable que sufras caída de cabello y úlceras bucales, y además tienes grandes probabilidades de sufrir envejecimiento prematuro de la piel debido al desgaste que ocasiona en las proteínas que le confieren elasticidad.

También causa sarro en los dientes y acelera su deterioro además de provocar halitosis.

Una droga para adolescentes

Y si las consecuencias de fumar en la edad adulta ya son notorias, para los adolescentes son todavía peores.

¿Sabías por ejemplo que un cigarrillo en la adolescencia puede conducir a la depresión en la vida adulta? Como lo lees: un estudio de la Florida State University determinó que la nicotina en los adolescentes induce a un estado parecido a la depresión caracterizado por una carencia de placer y aumento de la sensibilidad en el futuro.

Pero sin embargo esta solamente es una de las consecuencias de fumar a temprana edad.

La mayoría de los adolescentes que fuman creen que los riesgos son a largo plazo y que aparecerán dentro de unos años. Lo que no saben es que sus vías respiratorias se están obstruyendo, su función pulmonar queda disminuida y están causando un desarrollo lento de la función pulmonar.

Otra de los daños del tabaco en la adolescencia es que la frecuencia cardíaca en reposo de los jóvenes adultos fumadores es de dos a tres latidos más rápida por minuto que la de los no fumadores, y se ha demostrado que se pueden detectar los primeros signos de enfermedad cardíaca y de accidente cerebrovascular en los jóvenes fumadores.

Problemas de fertilidad

 La infertilidad es otra de las consecuencias de fumar tabaco en un hombre ya que fumar también influye negativamente sobre la calidad del esperma. Por tanto, un hombre que fume estará alterando la morfología de sus espermatozoides y dañando su ADN.

Eso, además de comportar el riesgo de defectos congénitos en el feto, significa que un hombre que fume alrededor de 20 cigarrillos diarios no solamente tendrá menos esperma sino que sus espermatozoides tendrán menos energía.

Y si los hombres que fuman tienen un riesgo mayor de disfunción eréctil, los daños de fumar no son menores en las mujeres, quienes también sufren consecuencias en el terreno fértil.

En particular, las mujeres que consumen tabaco suelen tener peor calidad ovocitaria y embrionaria, se incrementan las anomalías cromosómicas y su edad menopáusica se puede adelantar entre uno y cuatro años.

En otras palabras, una mujer que sea obesa, tome cafeína y además fume tiene un 30% menos de probabilidades de poder tener un hijo.

Graves problemas para la salud bucal

Anteriormente hemos hablado de los daños del tabaco en la boca y cómo provoca sarro, destruye los dientes y les da un color más amarillento.

Pero los síntomas de fumar en exceso van mucho más allá y los daños que produce el tabaco en la boca no son pocos.

Al encender un cigarrillo estás haciendo un flaco favor a tu boca a través de diversas manifestaciones que van desde pequeños cambios estéticos hasta algunos tipos de cáncer como por ejemplo de boca o de esófago.

Los fumadores, además, presentan un riesgo entre 2,5 y 6 veces mayor de sufrir enfermedades periodontales que los no fumadores, y el hábito de fumar tiene un efecto adverso sobre la cicatrización de las heridas tras las intervenciones quirúrgicas.

Por si fuera poco, los daños del tabaco en la boca incluyen también inflamación de las encías, aumento de caries y otras muchas enfermedades bucales. Por no hablar del efecto que causa en tu sonrisa, envejeciéndola a pesar de ser joven.

Causa principal de cáncer

No se puede negar: fumar es la causa principal de cáncer y de muerte por cáncer.

Entre las consecuencias de fumar se encuentra que el tabaco causa cánceres de pulmón, de esófago, de laringe, de boca, vejiga, garganta, estómago, páncreas, riñón, cuello, colon y recto entre otros.

Las sustancias tóxicas en el humo del cigarrillo pueden debilitar el sistema inmunitario del cuerpo, haciendo más difícil matar las células cancerosas. Cuando esto ocurre, las células se siguen multiplicando sin que nada las detenga.

Y si bien las consecuencias de la nicotina son terribles para la salud, los expertos coinciden en que dejar de fumar disminuye los riesgos de cáncer.

Un enemigo para deportistas

 Los daños producidos por el tabaco en el organismo del deportista también son notorios: el cigarrillo afecta a la respiración y disminuye la capacidad para hacer deporte.

En particular, el monóxido de carbono que ingresa al organismo a través del humo del cigarro ocasiona la falta de oxígeno lo que a su vez altera el corazón y el aparato respiratorio.

Además, algunos estudios han demostrado que la combinación de tabaco y deporte puede ocasionar graves problemas en el sistema respiratorio y cardiovascular.

Por ejemplo, el estrés añadido de una actividad física en un fumador intensifica las consecuencias de fumar tabaco.

Y además de todo lo anterior, el tabaquismo se asocia con una gran diversidad de enfermedades tanto del sistema respiratorio como del corazón o cerebrovasculares.

Otro de los síntomas de fumar mucho es que causa enfermedades de carácter crónico, irreversible, incapacitante y mortal que también afectan a los fumadores pasivos, es decir, a aquellas personas que están expuestas involuntariamente a los daños del tabaco.

De hecho, cada año mueren 600.000 fumadores pasivos en todo el mundo como consecuencia de inhalar el humo del tabaco ajeno.

Como has podido comprobar, los síntomas de fumar son muchos y ninguno de ellos es beneficioso para tu salud ni para los de tu alrededor.

Es por eso que llegados a este punto y tras leer las graves consecuencias de fumar es un buen momento para hacer balance y decidir si el monstruo de la nicotina tiene derecho a elegir por ti o si por el contrario te alías con tu mente para convencerla de que ya es hora que esa adicción psicológica llegue a su fin y deje de matarte lentamente.

Cuando eso ocurre ya no hay nada que te siga atando al tabaco, y aunque al principio pueda parecer una montaña imposible de escalar para el fumador, cuando uno lo logra entonces siente que no podría haber tomado una decisión mejor.

Y es que si algo hemos aprendido de las consecuencias de fumar es que existen miles de razones para abandonar este mal hábito y ninguna para mantenerse aferrado a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *