Terapia para dejar de fumar con láser: qué es, cómo funciona y qué esperar de ella

Terapia para dejar de fumar con láser: qué es, cómo funciona y qué esperar de ella
3.6 (71.43%) 7 votos

Descubre cómo dejar de fumar con láser para siempre

Imagina que tienes unas ganas irresistibles de encenderte otro cigarrillo, pero vas a la consulta de un experto y tras someterte a un tratamiento láser de baja intensidad sales totalmente renovado, sin ganas de fumar y sin síndrome de abstinencia.

Eso es exactamente lo que ocurre cuando decides dejar de fumar con láser, según afirman los defensores del método. Al igual que la hipnosis para dejar de fumar, este método no está muy extendido.

Pero,

¿qué es exactamente el tratamiento láser para dejar de fumar?

¿En qué consiste y cómo funciona?

¿Cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Te contamos todo sobre cómo dejar de fumar con láser para que decidas si es el método más indicado para ti.

¡Toma nota!

El método láser para dejar de fumar: ¿qué es y en qué consiste?

El láser para dejar de fumar es un nuevo método basado en un láser diodo de baja potencia que ayuda a que quien quiera dejar de fumar lo consiga sin esfuerzo. Dicho así suena fácil, y según los propios especialistas lo es.

laser

Al método también se le conoce como acupuntura láser, soft láser o láser frío para dejar de fumar y trabaja combinando los conocimientos milenarios de la acupuntura china —pero sin agujas— con el uso del láser.

Su funcionamiento es muy sencillo: la terapia de láser frío para dejar de fumar consiste en utilizar la luz emitida por el láser para cambiar el funcionamiento de las células del cuerpo.

Para lograrlo, esta luz emitida por el láser pasa a través de unos puntos estratégicos —en concreto, 28 puntos vitales y energéticos— que son los encargados de regular el sueño, la tristeza y calmar la ansiedad.

De ese modo es como se consigue disminuir el ansia por el tabaco y se eliminan las ganas de fumar.

Muchas personas se preguntan si dejar de fumar con láser es una manera de practicar acupuntura, y la respuesta es que no. Básicamente por dos motivos: en primer lugar porque no se utilizan agujas aunque sí se actúa sobre los mismos puntos y en segundo lugar porque no se aplica la misma técnica. Y eso es algo que entenderás mejor cuando veas cómo funciona el método láser para dejar de fumar.

¿Cómo funciona el tratamiento con láser para dejar de fumar?

Si te estás preguntando cómo dejar de fumar con láser, antes de nada debes saber que su funcionamiento es muy sencillo y en general se logra en una sola sesión —aunque en algunos casos es necesario una segunda sesión conocida como “sesión de refuerzo”—.

El tratamiento con láser para dejar de fumar se divide en tres partes: antes de la sesión, durante la sesión y después de la sesión.

Antes de la sesión

Antes de iniciar el tratamiento es vital que el fumador toma la firme decisión de abandonar el hábito.

Una vez esté convencido el paciente tiene que concertar hora para la consulta, donde un experto le atenderá. Pero hay un requisito fundamental: la persona que quiere dejar de fumar con láser debe estar más de tres horas sin fumar justo antes de ir a la consulta.

La razón es muy sencilla: de ese modo el paciente tendrá la necesidad de querer fumar un cigarrillo, comenzará a experimentar los síntomas de la abstinencia y de ese modo el tratamiento será más eficaz.

Durante la sesión

Una vez comienza la sesión, que suele tener una duración aproximada de una hora, el experto le da una charla al paciente sobre hábitos de vida y de comportamiento para confirmar el deseo del fumador de abandonar el hábito. Es en este punto donde comienza el tratamiento láser.

Durante el tratamiento se emplea un láser de baja potencia en 28 puntos estratégicos repartidos por todo el cuerpo con el objetivo de interrumpir la adicción física de la nicotina contrarrestando los desagradables efectos del síndrome de abstinencia como son el deseo impulsivo de fumar, la irritabilidad, los trastornos del sueño o el apetito.

Básicamente, cuando una persona fuma le ordena artificialmente al cerebro que libere endorfinas. Cuando se aplica el tratamiento láser para dejar de fumar, el mismo láser estimula las terminaciones nerviosas para ordenar al cerebro que libere endorfinas como medida de refuerzo para eliminar el síndrome de abstinencia.

Además, el tratamiento también trabaja sobre otros puntos que suprimen por ejemplo el apetito para evitar así el aumento de peso que suele acompañar el abandono de los cigarrillos.

Después de la sesión

Una vez completada la sesión y en función del paciente, puede que sea necesaria una segunda sesión —conocida como “sesión de refuerzo”— que suele durar unos 15 minutos. Después, el tratamiento se da por terminado.

Los expertos afirman que la mayoría de los pacientes, al terminar el tratamiento, descubren que no tienen ganas de fumar y destacan que la ansiedad con la que entraron a la consulta tras haber estado las horas previas sin fumar o bien no existe o bien ha disminuido notablemente.

Técnica láser para dejar de fumar: ventajas e inconvenientes

Muchos se preguntan también cuáles son las ventajas e inconvenientes del láser para dejar de fumar. Si tu también te lo estás preguntando, es importante que sepas que por ahora se le reconocen muchas ventajas y prácticamente ningún inconveniente.

Entre sus ventajas cabe destacar la rapidez —ya que es posible dejar de fumar en una sola sesión—, la efectividad puesto que entre un 85% y un 90% de los pacientes abandonan el hábito, y que además es indoloro, inocuo y carece de efectos secundarios.

A diferencia de otros métodos y fármacos, dejar de fumar con láser no tiene contraindicaciones y el paciente queda libre del cigarrillo gracias a un proceso bioquímico de las células por foto-estimulación, por lo que es adecuado incluso para mujeres embarazadas.

Y si hay que destacar algún inconveniente este es el precio, dado que es un tratamiento caro aunque nada comparado con el dinero que vas a ahorrar en cigarrillos. Si no también puedes optar por un método más económico como los imanes de magnetoterapia para dejar de fumar.

Por otro lado, si bien hay muchos pacientes y expertos que defienden la eficacia del método también es cierto que no existen evidencias científicas que corroboren su efectividad.

Y muy importante: igual que ocurre con los demás métodos, no hay mayor efectividad para dejar de fumar que tomar la firme decisión de abandonar los cigarrillos.

Así que si quieres dejar de fumar con láser antes convéncete que dejar el tabaco es la mejor decisión para ti. Y sin duda, lo es. Y una vez te convenzas de ello no tardarás en comprobarlo 🙂

2 comments on “Terapia para dejar de fumar con láser: qué es, cómo funciona y qué esperar de ella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *