Métodos

Cigarrillo electrónico para dejar de fumar

Qué es, cómo funciona y cuáles son las ventajas y desventajas del cigarrillo electrónico para dejar de fumar

De todos los métodos que existen para dejar de fumar, el cigarro electrónico es uno de los que más de moda está.

Este dispositivo se ha convertido en toda una tendencia en muchos países de Europa y América Latina, sobre todo desde que entró en vigor la ley antitabaco que prohibe fumar en diversos espacios públicos ya que con él sí es posible vapear en muchos lugares.

De hecho, solo durante el año 2013, en España se abrieron más de 3.000 comercios dedicados exclusivamente a la venta de cigarro electrónico.

Su venta es un éxito, y eso no se puede negar. Pero aunque cada vez son más las personas que recurren a él para abandonar su adicción al tabaquismo, se trata de un dispositivo que desde que comenzó a comercializarse no ha estado exento de polémica.

Y es que pese a que hay quienes defienden a toda costa el uso del cigarrillo electrónico como método para vencer la adicción a la nicotina, otros se empeñan en demostrar que el cigarro electrónico es dañino para la salud de quienes lo usan y los de su alrededor.

¿Qué hay de verdad en todo eso? ¿En qué consiste exactamente esta nueva tendencia y cómo funciona? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas del cigarrillo electrónico para dejar de fumar? Te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta alternativa al tabaco tradicional que ha crecido como la espuma sobre todo en los últimos tiempos para que tengas la mayor información posible antes de decidir si este es el método para dejar de fumar más adecuado para ti.

cigarrillo electrónico para dejar de fumar

¿Qué es el cigarrillo electrónico para dejar de fumar?

El cigarro electrónico es un método cada vez más utilizado por fumadores de todo el mundo que desean vencer la adicción al tabaco, que consiste en reemplazar el cigarrillo tradicional por otro electrónico con el objetivo de que ayude al fumador a abandonar el consumo de tabaco.

Básicamente, es un dispositivo que está alimentado por una batería que se carga con un puerto USB y que utiliza una resistencia para calentar una solución líquida —llamada también líquido de vapeo, que contiene una mezcla de propilenglicol y glicerina vegetal hasta convertirla en un vapor que será aspirado a través de una boquilla por la persona fumadora.

Este vapor puede contener nicotina en diferentes grados o simplemente no contenerla y en su lugar estar compuesto por aditivos aromatizantes que aportan al cigarrillo electrónico un determinado sabor.

Y aunque ha sido en los últimos años cuando ha habido el boom del cigarro electrónico, lo cierto es que este invento conocido también como eCigar o eCig se patentó hace más de medio siglo.

Lo inventó en 1963 un hombre llamado Herbert A. Gilbert como una alternativa al tabaco tradicional pero sin nicotina, aunque pronto cayó en el olvido. Hasta que en año 2003 el farmacéutico chino Hon Lik retomó la idea de Gilbert y evolucionó el cigarrillo electrónico tras la muerte de su padre debido a un cáncer de pulmón.

En poco más de cinco años, el negocio se extendió a todo el mundo y en 2013 la patente fue adquirida por la tabaquera Imperial Tobacco, que la compró por 75 millones de dólares.

Todo ello para llegar hasta el día de hoy, donde el cigarrillo electrónico para dejar de fumar ya es uno de los métodos más utilizados por fumadores del mundo entero.

También se le conoce como vaporizador o vapeador, y su objetivo es básicamente simular y sustituir el consumo de tabaco tan nocivo por otro en principio menos dañino hasta que el fumador pueda prescindir totalmente del hecho de llevarse un cigarrillo a la boca sea o no de vapor.

¿Qué es vapear, cómo se hace y dónde está permitido hacerlo?

Solo en España hay 800.000 personas que vapean a diario. Así es como se llama a quienes aspiran el aire del cigarro electrónico; un dispositivo que, por cierto, está prohibido en varios países como México, Canadá, Australia, Israel, Panamá, Hong Kong, Brasil, Singapur y los Emiratos Árabes.

En otras palabras, vapear sería la acción equivalente a fumar con los cigarrillos tradicionales pero con los electrónicos; con la diferencia de que vapear no es fumar.

Hacerlo es relativamente sencillo. La forma correcta de vapear es realizar una inhalación lenta de unos 4 o 5 segundos aproximadamente y de manera constante, porque de ese modo se permite al atomizador calentarse y vaporizar suficiente líquido para que la cantidad de vapor sea la adecuada.

Como en todo, es cuestión de práctica e incluso puede que las primeras inhalaciones te resulten algo frustrantes aunque enseguida vas a poder saborear el vapor.

De hecho, muchas personas tosen con las primeras inhalaciones y eso se debe a que inhalan directamente el vapor a los pulmones y el golpe de garganta es tan fuerte que provoca tos. Pero eso es algo que puede evitarse realizando caladas lentas y llenándose primero la boca de vapor para ya después inhalarlo.

También existe una variante del vapeo que se conoce como dripeo o vapeo en seco. Ahora, ¿qué es vapear en seco? Básicamente consiste en utilizar atomizadores que no disponen normalmente de un depósito para guardar el liquido que produce vapor cuando se inhala, con lo cual la persona deberá tirar dos gotas de líquido directamente a la malla del atomizador —no en el cartucho de recarga— para así conseguir algo más de densidad y sabor en el humo.

En cuanto a los lugares donde es posible vapear, la ley antitabaco no incluye los cigarrillos electrónicos dado que no contienen tabaco ni existe combustión ni producen humo, con lo cual es posible usar el cigarrillo electrónico en muchos sitios tanto públicos como privados (y de hecho es una de las razones por las que muchos han optado por dejar el tabaco y comenzar a vapear ya que la prohibición no les afecta).

De ese modo, los vapeadores pueden utilizar el cigarrillo electrónico tanto en espacios abiertos como en lugares cerrados como bares, restaurantes, pubs o discotecas y centros universitarios y de aprendizaje para adultos (aunque solo al aire libre).

Aún así, el vapeo sigue estando prohibido en colegios, hospitales o centros de salud, parques infantiles y zonas de juego para la infancia, transporte público, entidades públicas o cualquier local en el que las normas privadas lo prohiban.

Es por eso que lo mejor es consultar siempre antes de usarlo, sobre todo si estás en un sitio público. Y también es recomendado no usarlo en presencia de niños.

Cómo funciona el cigarro electrónico: uso, venta, marcas y precio

¿Cómo funciona el cigarrillo electrónico para dejar de fumar?

Los cigarrillos electrónicos son una alternativa tanto para aquellos fumadores que les cuesta dejar de fumar como para quienes no desean renunciar completamente al hábito.

Y es que el cigarro electrónicoengaña al cerebro reproduciendo el ritual al que los fumadores tradicionales están acostumbrados, simulando el hecho de estar fumando un cigarrillo pero aparentemente sin las consecuencias negativas del tabaco.

Esa es precisamente una de las grandes ventajas del cigarrillo electrónico en relación a otros métodos, y es que el fumador disfruta de la similitud de fumar un cigarrillo tradicional porque sostiene algo en la mano, inhala el vapor, siente la sensación y el sabor en la boca o el golpe de garganta sin estar ingiriendo ninguna de las sustancias cancerígenas provocadas por la combustión del tabaco.

Además, viene acompañado de una variedad de colores, sabores y acabados; y también se le pueden añadir varios accesorios.

Hay dos tipos de cigarrillos electrónicos: los recargables y los desechables. Los primeros llevan baterías que se cargan facilitando así que puedas usarlos una y otra vez, mientras que los desechables se tiran una vez que se han usado.

El funcionamiento de ambos es el mismo: calentar el líquido de nicotina mezclado con una infusión hasta que se vaporiza. Ese vapor es inhalado por quien lo consume, satisfaciendo así la ansiedad por la nicotina y las ganas de fumar.

En general, un cigarro electrónico se compone del propio cigarrillo, un atomizador, los líquidos para vapear (con nicotina y sin ella) y las baterías (que están preparadas para durar entre 250 y 300 usos y después se pueden cambiar).

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir el cigarrillo electrónico adecuado para ti?

Cuando uno se propone pasarse al cigarrillo electrónico, lo primero que debe hacer es asesorarse e informarse bien, así como buscar el consejo de los expertos.

Para empezar, es esencial escoger correctamente el equipo o kit de vapeo ya que existen una gran variedad de kits de inicio dirigidos sobre todo a principiantes que desean dejar de fumar, todos ellos con diferentes prestaciones y necesidades.

Si deseas pasarte al cigarrillo electrónico para dejar de fumar, esto es lo que necesitas tener en cuenta:

  • Elección del cigarrillo electrónico: asegúrate que tiene certificaciones y que no vaya con cartuchos sino con líquido.
  • Elección del sabor: existen varios aromas para vapear así que antes de comenzar elige un sabor que te guste: los hay mentolados, frutales como manzana o melón e incluso con sabor a tabaco para que el cambio no sea tan radical.
  •  Elección del nivel de nicotina: la nicotina es el factor más importante para que tu experiencia con el vapeo sea un éxito o no. Los hay tanto con nicotina como sin ella pero lo ideal es que para comenzar elijas aquellos que contienen nicotina.

Lo más aconsejable es comenzar con líquidos de nivel alto de nicotina y después de acostumbrarse a utilizar el cigarrillo electrónico lo recomendable es bajar gradualmente los niveles de nicotina hasta dejar de consumirla por completo. Incluso es posible seguir vapeando sin nicotina en caso de necesitar todavía mantener el gesto de fumar o la sensación del vapor en la boca.

Por lo general, si fumas menos de 10 cigarrillos al día deberías comprar un líquido con un nivel de nicotina de 6mg (si no te es suficiente o sigues teniendo ganas de fumar, sube un poco el nivel de nicotina hasta 12mg); si fumas unos 20 cigarrillos elige un  nivel de 6, 12 o 18 mg; y si fumas más de un paquete diario elige el de 18mg.

Aún así, lo mejor es que te dejes asesorar por expertos; y obviamente, siempre es mejor vapear sin nicotina que con ella aunque si estás tratando de dejar de fumar lo más probable es que para dejarlo necesites pequeñas dosis de nicotina e ir rebajando gradualmente la cantidad siempre dejándote aconsejar por los expertos.

¿En cuánto tiempo es posible dejar de fumar?

Son muchas las personas que han dejado de fumar con el cigarrillo electrónico, pero otras muchas han vencido la adicción al tabaco para sufrir la adicción al vapeo.

Es por eso que la tasa de éxito y el tiempo necesario para dejar de fumar con el cigarrillo electrónico depende de casa persona y de su grado de dependencia a la nicotina así como su predisposición a dejarlo.

En promedio, este proceso puede durar un mes hasta bajar los niveles de nicotina al mínimo desde que la persona comenzó a usar solamente el cigarrillo electrónico.

En la primera etapa, que dura unas dos o tres semanas, la persona suele fumar con nivel de nicotina alto —combinado con algún cigarrillo tradicional— hasta que el fumador se siente cómodo usando solo el cigarrillo electrónico y ahí empieza a bajar gradualmente el contenido de nicotina hasta llegar al nivel cero.

¿Dónde comprar cigarro electrónico?

Existen muchísimos lugares dedicados a la venta de cigarro electrónico por lo que puedes adquirirlos tanto físicamente en tiendas especializadas que puedes encontrar en tu ciudad o adquirirlos en Internet a través de las muchas páginas dedicadas a la venta de cigarrillos electrónicos y accesorios para estos.

¿Cuáles son las diferentes marcas de cigarros electrónicos?

Si alguien ha sabido sacar provecho a este boom, son las marcas de cigarrillos electrónicos dado que hay muchísimas variedades y opciones que ofrecen prácticamente el mismo efecto.

Uno de los modelos más vendidos es el cigarro electrónico Ego, y aunque estéticamente se aleja de lo que es un cigarrillo convencional lo cierto es que su autonomía y rendimiento lo convierten en uno de los favoritos por los vapeadores —en particular el modelo CE4, uno de los más usados sobre todo para principiantes ya que además tienen muchos accesorios—.

Existen marcas como Dekang, Hangseng o Inawera que ofrecen muy buena calidad precio, mientras que marcas como Halo son muy valoradas por su calidad pero algo más caras.

De ti depende elegir cuánto quieres gastarte y en función a eso consultar a un experto para que te asesore sobre cuál es la mejor opción para ti.

Si es tu primera compra, lo mejor es que optes por un Kit de inicio que ya viene preparado con todo lo que necesitas para comenzar a vapear: la batería, el líquido, el vaporizador y el cargador.

Cigarrillo electrónico precio

Como en todo, existen varios precios de cigarrillo electrónico: existen kits que pueden costarte entre 30 y 90 euros, pero el coste mensual de los recambios puede salirte por la mitad que lo que un fumador gasta en cigarrillos tradicionales en función de cuánto uses el dispositivo.

De hecho, los precios pueden oscilar entre los 20 y los 40 euros al mes; nada comparable al gasto de 150 euros mensuales que supone fumar un paquete de tabaco tradicional día.

Vapear vs. fumar: ventajas y desventajas del cigarrillo electrónico para dejar de fumar

Muchas personas se preguntan si es efectivo el cigarrillo electrónico y cuáles son sus principales ventajas y desventajas. En las siguientes líneas trataremos de dar respuesta a todas tus inquietudes para que sepas a qué te expones una vez decides usar el cigarrillo electrónico para dejar de fumar.

Lo cierto es que el uso de eCig se ha disparado pero sin embargo aún no hay estudios concluyentes que demuestren ni que el cigarrillo electrónico es totalmente inocuo para la salud ni que es nocivo tanto para vapeadores activos como pasivos.

Simplemente, cuando hablamos de ventajas y desventajas del cigarrillo electrónico todo se basa en suposiciones y estudios preliminares pero a día de hoy no existen investigaciones lo suficientemente completas que determinen si el cigarro electrónico es bueno o malo para la salud.

Aún así, según la Sociedad Española de Neumología, la inhalación de nicotina con saborizantes y aromas no es inocua; y hay estudios que demuestran que el uso del cigarrillo electrónico a corto plazo irrita la vía aérea y altera la función pulmonar. Sin embargo, todavía se desconocen los efectos a largo plazo.

Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desaconsejado su uso y ha instado a las autoridades a reforzar los controles que se aplican a este tipo de dispositivos, así como medidas restrictivas que regulen su distribución y promoción.

La OMS también considera que solo un 1% de las personas que vapean consigue dejar de fumar aunque todavía no hay estudios fiables que demuestren su eficacia.

Pero aunque son muchos quienes sostienen que vapear es dañino para la salud, los estudios realizados hasta ahora apuntan a que son mucho menos dañinos que los cigarrillos comunes al no contener alquitrán ni las 4.000 sustancias químicas que contiene un solo cigarrillo de las cuales 50 son altamente cancerígenas—.

Los defensores del cigarro electrónico valoran su alto poder para disminuir el uso del tabaco convencional basándose en estudios que afirman que sirve como sustitutivo del tabaco. Y este es precisamente uno de los puntos más polémicos en lo que a los cigarrillos electrónicos se refiere.

En primer lugar, porque hay muchas marcas de cigarrillos electrónicos y cada una tiene diferentes sustancias además del agua destilada y la glicerina vegetal que están presentes en todos los cigarrillos, pero también el propilenglicol y las nitrosaminas, dos sustancias que son cancerígenas. Esta última, además, libera un compuesto químico llamado dietilenglicol, que se usa como anticongelante en los coches con lo cual no puede afirmarse que los cigarros electrónicos solamente liberen vapor de agua.

Y todo eso sin olvidar que algunos contienen nicotina, con lo cual generan adicción del mismo modo que los cigarrillos tradicionales.

Por otra parte, los cigarrillos electrónicos que incluyen nicotina aumentan la frecuencia cardiaca y los niveles de nicotina en sangre, e incluso puede haber riesgo de intoxicación por nicotina si se ingiere por vía oral al manipular el cartucho.

Existe también algún estudio que afirma que el cigarro electrónico produce asma en niños además de irritación en los ojos, garganta y vía aérea, y también causa neumonía lipoidea, aunque solamente se han descrito casos aislados en grandes consumidores, relacionados con el depósito de glicerol en el pulmón.

Por otro lado, si hablamos de las ventajas y desventajas del cigarrillo electrónico para dejar de fumar, lo cierto es que sus componentes líquidos son usados desde hace mucho tiempo y se considera seguro su consumo —la mayoría de ellos se usan habitualmente en alimentación— pero por otra parte se desconocen sus efectos al inhalarse durante largos períodos de tiempo.

En una encuesta que se llevó a cabo en Internet durante el año 2010 para evaluar el nivel de satisfacción de los usuarios de cigarrillos electrónicos, el 96% informó que el dispositivo le ayudó a dejar el tabaco o reducir el consumo de cigarrillos. Aunque es cierto que muchos fumadores terminan reemplazando el tabaco tradicional por los cigarros electrónicos en lugar de usar este método para dejar de fumar.

Es por eso que los médicos suelen recomendar otros métodos por delante del cigarrillo electrónico, alegando que son más eficaces. Entre ellos, las terapias de sustitución con parches, chicles o comprimidos para fumar.

Aunque lo cierto es que también existen otros muchos métodos como la auriculoterapia, la fitoterapia, el láser, las flores de Bach, los libros o varios remedios caseros que han demostrado tener un alto índice en la ayuda para dejar de fumar.

Así que, a modo de resumen, los expertos sostienen que el cigarrillo electrónico para dejar de fumar es una moda más que un método realmente eficaz para abandonar el tabaquismo pero quienes lo han probado afirman que les ha sido de gran ayuda para vencer la adicción al tabaco.

Ahora ya tienes en tu mano toda la información sobre los cigarrillos electrónicos, y si realmente estás buscando un método eficaz para conseguir dejar de fumar debes asesorarte bien antes de tomar cualquier decisión. Si no te convence este método, también puedes decantarte por la magnetoterapia y dejar de fumar con imanes.

Sea como sea, hay algo que es incuestionable: una vez consigues vencer el mono de la nicotina, inmediatamente se abre un mundo nuevo ante ti lleno de opciones. ¡De ti depende cuándo comenzar a vivir esa nueva vida llena de salud, energía y bienestar!

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos métodos añadidos

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Copyright © 2017 Comodejardefumarya.com

To Top