Ventajas e inconvenientes de dejar de fumar de golpe

Descubre cómo dejar de fumar de golpe junto a sus ventajas e inconvenientes

Si estás pensando en abandonar los cigarrillos y te estás preguntando si es mejor dejar de fumar de golpe o poco a poco, estás en el sitio indicado.

Muchísimas personas cuando quieren vencer la adicción al tabaco se preguntan cómo avanzar y se sumergen en un mar de dudas que les deja pensando si es mejor dejar de fumar de golpe o progresivamente. Sea como fuere, seguramente utilizar la fitoterapia para dejar de fumar o incluso empezar a usar las flores de Bach contra el tabaco, seguramente te sirva para paliar el síndrome de abstinecia.

En este caso, los estudios científicos son claros: los fumadores que abandonen este hábito de golpe en lugar de ir reduciendo la cantidad de cigarrillos poco a poco hasta dejar de fumar definitivamente, tendrán una mayor tasa de éxito.

Así que si estás considerando esta posibilidad, es probable que te preguntes entonces cómo dejar de fumar de golpe y cuáles son sus ventajas e inconvenientes. Si es así, lee con atención porque te vamos a compartir todo en detalle para que al terminar de leer este artículo sepas si prefieres dejar de fumar de golpe o progresivamente.

Nosotros te damos los datos y… ¡Tú eliges!

¿Cómo dejar de fumar de golpe?

Muchos fumadores se preguntan cómo dejar de fumar de golpe sin morir en el intento. A continuación te damos cinco consejos que te ayudarán en tu camino hacia una vida libre de tabaco sin medias tintas.

Mentalízate

Es el primer paso y tu garantía de éxito así que nunca intentes dejar de fumar de golpe si antes no te has mentalizado de que vas a cortar por lo sano tu relación de dependencia con los cigarrillos.

El monstruo de la nicotina es capaz de hacerle creer a tu mente que no eres capaz de dejar de fumar de golpe o progresivamente pero debes saber que solo es una trampa y que por supuesto puedes lograrlo y vas a lograrlo.

Así que toma conciencia, piensa que millones de personas antes que tú han dejado de fumar y elige una fecha para dejar de fumar de golpe.

Mantente ocupado

Una vez te hayas fijado la fecha para dejar los cigarrillos, no la retrases: sigue con el plan previsto y sobre todo trata de tener tu mente —y tu día a día— ocupado.

Llama a tus amigos, sal a caminar, ve a ver a familiares a quien hace días que no ves, mira películas… ¡Tienes miles de cosas por hacer!

Y la cuestión es que sobre todo los primeros días trates de tener tu mente ocupada para no estar pensando constantemente en el tabaco.

Si pones de tu parte en lugar de lamentarte por echar de menos el tabaco, te será mucho más sencillo dejar de fumar de golpe.

Ten aliados

Aunque está claro que el éxito en dejar de fumar de golpe depende única y exclusivamente de ti, es cierto que tener cerca a ciertos aliados puede ayudarte a dejar los cigarrillos sin recaídas.

Esos aliados pueden ser tus amigos o familiares, pero también pueden ser el deporte, remedios caseros como prepararte infusiones, mascar raíz de regaliz o beber jugos de frutas naturales. Alíate con ellos, y verás como el camino hacia la meta se hace más llevadero.

Relájate

Entre los fumadores existe la creencia de que fumar alivia el estrés cuando realmente es la falta de nicotina la que te hace sentir estresado, nervioso y ansioso.

Así que al dejar de fumar de golpe hay algo que te puede ser muy útil: meditar, relajarte y realizar actividades como deporte, yoga o pilates que sirvan para relajar el cuerpo y la mente.

De esa manera no te sentirás tan estresado y tu mente no se acordará tanto de la nicotina con lo cual el síndrome de abstinencia —uno de los principales síntomas de dejar de fumar de golpe o poco a poco— se reducirá notablemente.

No te detengas

Desde que fumas tu último cigarrillo ya has dejado de fumar, así que simplemente sigue así y no te detengas.

Quizás pienses que dejar de fumar de golpe hace mal pero no es así: solo necesitas desintoxicarte del tabaco y para ello no hay mejor manera que dejar de fumar de golpe.

Y si tienes una recaída, piensa que eres humano así que simplemente: ¡vuelve a intentarlo!

Como decía Henry Ford: tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto así que de ti depende qué camino tomar.

Pero si una cosa está clara es que si millones de personas han dejado de fumar antes que tú, por supuesto tú también puedes hacerlo.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de dejar de fumar de golpe?

13 ventajas de dejar de fumar de golpe

Si te estás preguntando si dejar de fumar de golpe es peligroso, aquí tienes 13 ventajas de dejar de fumar de golpe que te demostrarán lo contrario:

  • Menos ansiedad. Una vez dejes de fumar y venzas el síndrome de abstinencia te vas a sentir menos estresado y ansioso, con lo cual tu vida será mucho más placentera y feliz.
  • Salud bucal. Dejar de fumar de golpe disminuye drásticamente el riesgo de sufrir problemas dentales como caries y enfermedades de las encías así como cáncer de boca.
  • Recuperarás los sentidos. Sentirás más placer al comer ya que recuperarás el sabor y el olfato, y al mismo tiempo tu capacidad auditiva también mejorará y tu campo de visión se expandirá para volver nuevamente a ser el que era antes de que comenzaras a fumar.
  • Menos riesgo de enfermedades. Al dejar de fumar de golpe tu salud mejorará y tendrás menos riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Mejor vida sexual. Existen estudios que demuestran que el tabaco disminuye el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres, así que al dejar los cigarrillos tu libido aumentará.
  • Mayor resistencia. Tu capacidad pulmonar mejorará al momento, desaparecerá la tos de las mañanas y podrás practicar esos deportes que siempre quisiste.
  • Piel más hidratada. Tu piel recuperará la vitalidad, elasticidad y brillantez de tiempo atrás. Desaparecerá ese color amarillento y tu piel estará más tersa, iluminada y se verá mejor.
  • Más pelo. Fumar favorece la caída de pelo sobre todo en hombres así que al abandonar el tabaco tu pelo permanecerá más fuerte y abundante. 
  • Mejor humor. Dejar de fumar de golpe hará de ti una persona más feliz. Así lo concluye una investigación de la Universidad de Brown que determinó que los fumadores eran más felices una vez dejaron de fumar. 
  • Mayor esperanza de vida. Tu esperanza de vida mejorará con lo cual vivirás más años y con mayor calidad de vida lejos de enfermedades que podías contraer fácilmente al fumar.
  • Más fertilidad. Si estás tratando de tener un hijo entonces una de las mejores cosas que puedes hacer es dejar de fumar, ya que las fumadoras tienen un 60% más de probabilidades de ser infértiles que el resto con lo cual no es malo dejar de fumar de golpe estando embarazada. Lo mismo ocurre con los hombres: dejar de fumar hará que la calidad y cantidad de tus espermatozoides aumente.
  • Menos riesgo de cáncer. Dejar de fumar de golpe reduce el riesgo de cáncer de boca, esófago, pulmón, faringe, laringe y un gran etcétera con lo cual solamente por este hecho ya merece la pena dejar de fumar.
  • Más dinero. Con todo el dinero que vas a ahorrar dejando de fumar podrás comprarte otra cosas e incluso ahorrar para ese viaje especial o ese capricho que tanto quieres.

6 inconvenientes de dejar de fumar de golpe

Si te estás preguntando qué consecuencias trae dejar de fumar de golpe, aquí tienes seis pequeños inconvenientes que experimentarás y que son efectos colaterales de haber fumado durante algún tiempo. Como verás, ¡nada que no pueda solucionarse en unos pocos días!

  • Irritabilidad. Una de las primeras consecuencias de dejar de fumar de golpe es la irritabilidad, debido a que los cigarrillos te hacen sentir un pseudo sentimiento de euforia con lo cual al dejar de fumar de golpe este falso sentimiento desaparece y eso puede producir mal humor e irritabilidad.
  • Insomnio. El tabaco produce ciertos cambios químicos en el cerebro, y al dejar de fumar de golpe se necesita tiempo para reajustar el cerebro con lo cual entra en un modo de “sobre la marcha” y se experimenta falta de sueño, que forma parte del síndrome de abstinencia.
  • Diarrea. Si nos preguntamos qué consecuencias trae dejar de fumar de golpe, la diarrea es una de ellas debido a que los cigarrillos tienen un efecto sobre el sistema digestivo con lo cual al dejar el tabaco es posible experimentar diarrea durante unos pocos días.
  • Estreñimiento. Por el contrario del caso anterior y debido al efecto psicológico del tabaco en la rutina, hay personas que durante un par de días pueden experimentar estreñimiento.
  • Resfriados. Es una de las primeras consecuencias de dejar de fumar de golpe, y ocurre porque el cuerpo se está reajustando a esta nueva fase y eso causa una caída en los niveles de inmunidad. Solamente dura unos pocos días y durante ese tiempo puedes experimentar sudores fríos, aunque puedes contrarrestarlo tomando píldoras.
  • Depresión. Hay muchos recuerdos y hábitos asociados al tabaco, y dejar de fumar de golpe puede causar depresión en algunas personas durante una o dos semanas. Cuando dejas de fumar piensas cómo vas a tomarte ese café o qué harás mientras esperas a alguien y eso puede hacerte sentir triste pero durará excesivamente poco.

Cómo puedes ver, si hablamos de las ventajas e inconvenientes de dejar de fumar de golpe las primeras ganan por goleada a las segundas. Ten en cuenta que pasarte al cigarrillo electrónico para no fumar tabaco no cuenta como dejar de fumar de golpe ;).

Así que ya lo sabes: si estás pensando en dejar de fumar de golpe, ya tienes herramientas de sobras para elegir si es la mejor opción para ti y ponerte manos a la obra. ¡Dentro de un año quizás hubieses deseado haber comenzado hoy!

¿Cuáles son los cambios al dejar de fumar? Los efectos secundarios, al descubierto

Efectos secundarios de dejar de fumar

Una de las principales razones por las cuales muchos fumadores no quieren dejar de fumar es por no tener que sufrir el temido síndrome de abstinencia.

Y es que dejar de fumar implica pasar por una serie de efectos secundarios que, mientras dure la adicción a la nicotina, seguirán estando presentes. Todo fumador quiere saber cómo dejar de fumar de la manera más cómoda, pero nunca es fácil.

Pero afortunadamente en este caso nada es para siempre y los cambios al dejar de fumar desaparecen con el paso de los días.

Ahora, ¿qué le ocurre a tu cuerpo cuando lo privas de la nicotina? ¿A qué cambios vas a tener que enfrentarte cuando dejes de fumar? ¿Cuáles son los efectos secundarios de dejar de fumar tabaco tanto a nivel físico como psicológico?

Enseguida te contamos todo lo que necesitas saber al dejar de fumar: efectos secundarios, cambios y las consecuencias de abandonar el tabaquismo para que cuando te enfrentes a este proceso sepas a qué debes atenerte.

Eso sí, recuerda que ningún cambio será tan negativo como el propio tabaco así que tú eliges si prefieres pasarlo mal durante un tiempo relativamente corto para así poder disfrutar de una vida sin tabaco el resto de tus días, o seguir fumando mientras acabas lentamente con tu calidad de vida.

Cambios al dejar de fumar: efectos secundarios físicos y psíquicos

Al dejar de fumar suelen aparecer una serie de efectos secundarios que pueden distinguirse entre físicos y psicológicos, y que tienen una duración determinada en función de cada persona.

Pasar por ellos es lo normal, pero cuanto más sepas en qué consisten mejor vas a poder enfrentarlos cuando dejes los cigarrillos. Te contamos en detalle en qué consisten estos cambios al dejar de fumar y por qué efectos secundarios vas a tener que pasar. ¡Toma nota!

Dejar de fumar, efectos secundarios: la adicción a la nicotina

El tabaco y la nicotina tienen un fuerte poder de adicción similar al del alcohol, la cocaína y la morfina.

Cuando dejas de fumar, tu cerebro te pide a gritos la dosis de nicotina a la cual lo tenías acostumbrado y es ahí donde ante la privación de nicotina empieza el baile de efectos secundarios por los que todo ex fumador suele pasar en mayor o menor medida.

Y es que una vez decides dejar el tabaco tu cuerpo tiene que adaptarse a no tener nicotina, y los efectos secundarios simplemente son señales de que tu cuerpo se está ajustando a esa falta de nicotina.

Si anteriormente ya has intentado dejar de fumar entonces sabrás que este proceso es algo desagradable pero pasa rápido, y que para la mayoría de las personas los efectos secundarios solamente duran entre algunos días y un par de semanas —mientras que el deseo de fumar puede durar un poco más de tiempo e incluso varios meses—.

Durante este proceso es normal que sufras los síntomas de la abstinencia de nicotina tanto a nivel físico como mental. Recuerda que uno de los remedios para paliar este estado son los imanes para dejar de fumar. No obstante, veamos estos síntomas en detalle.

Dejar de fumar, efectos secundarios físicos

Los cambios al dejar de fumar son palpables sobre todo físicamente.

Por un lado es posible que experimentes temblores en las manos y en los pies, sudoración excesiva, problemas gastrointestinales, calambres intestinales, estreñimiento, náuseas o dolores de cabeza.

También es normal que tengas la garganta seca e irritada ya que tu cuerpo se está acostumbrando a tener menos mucosidad, sufrir episodios de tos debido a que los cilios de los pulmones están recuperando su actividad normal así como limpiando los bronquios, o tener llagas bucales e incluso alteraciones del sueño.

estres

Otro de los cambios al dejar de fumar a nivel físico son las alteraciones respiratorias —sobre todo, los resfriados—, pero eso es debido a que tus pulmones se están limpiando.

Además, también es probable que ganes unos cuantos kilos pero es una situación que generalmente solo dura unos pocos meses.

Precisamente, subir de peso es uno de los efectos después de dejar de fumar que más preocupa a algunos fumadores, pero esto es algo que no necesariamente le ocurre a todo el mundo y puede combatirse fácilmente haciendo ejercicio y eligiendo alimentos saludables por encima de los que contienen calorías vacías —como es el caso de los alimentos prefabricados, los dulces o la bollería industrial—.

Dejar de fumar, efectos secundarios psicológicos

Cuando una persona toma la firme decisión de dejar de fumar, los efectos secundarios a nivel psicológico no tardan en aparecer.

En este sentido las primeras dos semanas son las más difíciles, sobre todo los tres primeros días después de abandonar el tabaco. Pero afortunadamente se calcula que tras 12 semanas los síntomas psicológicos al dejar de fumar y los efectos secundarios desaparecen por completo.

Entre los principales efectos secundarios de dejar de fumar se encuentran la irritabilidad, la ansiedad y un deseo intenso de fumar. Incluso es probable que en algunas ocasiones te puedas sentir deprimido —sobre todo al principio— debido al proceso de retirada de nicotina del cuerpo.

Esta depresión inicial es parte de los efectos de fumar tabaco, y es habitual que se manifieste acompañado de dolor y como si realmente hubieses perdido algo muy importante.

Si esto llega a ocurrir simplemente aguanta esta tristeza y espera a que la sensación pase, porque afortunadamente no dura demasiado tiempo.

Además de todos estos efectos secundarios al dejar de fumar, también es probable que experimentes confusión, insomnio, cambios de humor o vulnerabilidad.

También es normal que sufras mareos ocasionales sobre todo al principio. Eso ocurre porque al dejar el tabaco los pulmones absorben más oxígeno del que estaban acostumbrados con lo cual puedes sufrir mareos o pérdidas leves del equilibro una o dos veces al día durante los primeros días y hasta que tu cuerpo vuelva de nuevo a su estado habitual.

Dejar de fumar, efectos secundarios: ¿cuánto duran?

Muchas personas al dejar de fumar se preguntan cuánto duran los efectos secundarios, y lo cierto es que la respuesta es “depende”.

Hasta hace relativamente poco, se creía que los efectos secundarios de dejar de fumar así como el síndrome de abstinencia duraban entre dos y cuatro semanas para la mayoría de las personas y que a partir de ese período iban desvaneciéndose cada vez más hasta llegar a desaparecer por completo.

De hecho, para algunas personas es así y vencen al síndrome de abstinencia antes de los 21 días —o como mucho un mes—.

Pero para otras personas, al dejar de fumar los efectos secundarios pueden llegar a persistir hasta dos meses, y se manifiestan sobre todo de tres maneras distintas:

  • Empiezan con fuerza y van suavizando su intensidad de forma gradual.
  • Van aumentando de intensidad hasta llegar a un espacio de aproximadamente 60 días y cuando llegan al pico máximo desaparecen.
  • Mejoran en las dos primeras semanas y luego permanecen estables.

En los dos últimos casos es probable que las personas piensen que algo va mal ya que con el paso de los días los efectos de dejar de fumar no desaparecen. Por esa razón, muchas personas tienden a sufrir recaídas y por ello es muy importante que tengas en cuenta que si a ti también te ocurre que con el paso de los días sientes más deseos de fumar se trata de un proceso absolutamente normal y no implica que ocurra algo extraño sino que es parte del proceso de desintoxicación del cuerpo al privarlo de nicotina.

Además, una vez el síndrome de abstinencia desaparece, ganarás calidad de vida y vivirás mucho más feliz y saludable, no lo olvides.

Dejar de fumar, efectos secundarios: cómo evitarlos

Los efectos secundarios por dejar de fumar son inevitables y deberás pasar por ellos. ¿Lo mejor? Como has podido comprobar no suelen durar más de entre dos semanas y tres meses según la persona.

Pero lo cierto es que existen algunos tratamientos para dejar de fumar que aseguran ayudar a abandonar el hábito sin tener que sufrir los indeseables efectos secundarios del tabaco.

Por ejemplo, los defensores de la acupuntura para dejar de fumar, de la hipnosis o los imanes afirman que es posible eliminar la adicción a la nicotina sin tener que pasar por el temido síndrome de abstinencia; del mismo modo que medicamentos como el bupropion también afirman eliminar el mono del tabaco. 

Aún así, e independientemente del método que uses para superar la adicción al tabaco, también hay algo que puedes hacer para combatir los efectos negativos de dejar de fumar.

Por ejemplo, puedes recurrir a algo que funciona muy bien en muchas personas ya que ayuda a tomar consciencia y te conecta directamente con tu mente —que por otro lado, es la gran causante de que sufras el síndrome de abstinencia—. Te hablamos de la meditación y de los ejercicios de relajación.

También te ayudará a combatir los efectos de dejar de fumar día a día el hecho de comer mucha fibra como por ejemplo frutas, verduras o cereales. Y sobre todo bebe mucha agua; todo esto te ayudará tanto a combatir los efectos secundarios de dejar de fumar como a evitar subir de peso.

Dejar de fumar, efectos positivos de dejar de fumar

Por supuesto, existen una gran cantidad de efectos positivos de dejar de fumar desde el mismo instante que abandonas el cigarrillo.

  • A los 20 minutos después de dejar de fumar ya se normaliza la tensión arterial.
  • A las 8 horas mejora el oxígeno.
  • A las 12 horas se normaliza el nivel de monóxido de carbono de la sangre.
  • A las 48 horas de dejar de fumar las terminaciones nerviosas comienzan a regenerarse y los sentidos del olfato y el gusto se comienzan a normalizar.
  • De dos semanas a tres meses después de dejarlo, mejora la circulación y se hace más fácil caminar. Los pulmones trabajan mejor y las heridas cicatrizan más rápidamente.
  • A las pocas semanas la piel se “rehidrata” y recupera su elasticidad natural.
  • A los tres meses siguientes mejora la circulación y la función pulmonar.
  • Entre el primer mes y los 9 meses siguientes vas a sentirte con más energía y desaparecerán los síntomas relacionados con el tabaquismo como la tos, congestión nasal, fatiga y dificultad respiratoria. Tendrás menos resfriados, toserás menos y respirarás mejor.
  • Después de un año el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como el infarto se reduce a un 50%.
  • A los 5 años el riesgo de cáncer en la boca, garganta, esófago y vejiga se reduce a la mitad.
  • A los 10 años tienes la mitad de probabilidades de morir de cáncer de pulmón y baja el riesgo de sufrir cáncer de laringe o páncreas.
  • A los 15 años el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria es el mismo que en una persona que no fuma.

Y todo ello sin mencionar otros efectos inmediatos de dejar de fumar como que:

  • Tu aliento, ropa y cabello olerán mejor.
  • Tus dedos y tus uñas perderán el color amarillento.
  • Tus dientes manchados lentamente se irán volviendo más blancos.
  • Tendrás menos riesgo de sufrir de disfunción eréctil.
  • Tu piel estará más sana.
  • Ahorrarás dinero, y no precisamente poco.

¿Qué te parecieron estos cambios al dejar de fumar y los efectos secundarios al abandonar los cigarrillos?

Sin duda, ahora que sabes cuáles son los principales efectos secundarios al dejar de fumar podrás estar mejor preparado cuando estos síntomas se manifiesten.

Como ocurre al tratar de vencer cualquier adicción, dejar el tabaco puede ser algo costoso y difícil pero lo más importante es que tú estés seguro y que tomes la firme decisión de dejarlo ya que de lo contrario no funcionará.

Después, infórmate acerca de los diferentes métodos y terapias que pueden ayudarte a abandonar el tabaquismo y a dejar de fumar sin efectos secundarios —o al menos, reduciendo estos al máximo—.

Habla con tu médico sobre distintas terapias de reemplazo de nicotina y acerca de los distintos medicamentos que hay para dejar de fumar, infórmate sobre los remedios caseros, terapias como la acupuntura o los imanes… Incluso puedes dejar de fumar con libros, vídeos y hasta usando solamente tu propia fuerza de voluntad.

Como ves, no te queda ninguna razón para seguir fumando y muchas para abandonar el hábito así que deja de fumar, enfréntate a los efectos secundarios del tabaco y da el paso hacia una vida mucho más plena.

Piensa que muchas personas antes que tú lo han dejado con éxito, y que todos los días miles de personas eligen dejar de fumar. Y lo cierto es que hasta ahora nadie ha muerto por dejar de fumar… Pero sí por seguir fumando. Tú eliges en qué lado de la balanza quieres estar.

Todo está en tu mente: 30 frases para dejar de fumar positivas y motivadoras

¿Cómo vencer la adicción a la nicotina? Las mejores frases para dejar de fumar tabaco

Seguro que más de una vez has pensado en dejar el tabaco con algún método, pero ¿habías pensado en abandonar el hábito de la mano de frases para dejar de fumar?

Muchas veces las frases para evitar fumar suponen una importante fuente de motivación para miles de fumadores que diariamente toman la firme decisión de abandonar el tabaquismo por los beneficios que aporta dejar de fumar.

De hecho, todos los expertos coinciden en lo mismo: lo primero que debes hacer para dejar de fumar con éxito es mentalizarte y tomar la firme decisión de dejarlo.

Y es en ese camino donde las frases para dejar de fumar son de gran ayuda ya que te acompañarán en los momentos en los que más lo necesites siendo un apoyo vital en el día a día hasta que consigas deshacerte del hábito .

frases

Más allá del método que utilices para dejar de fumar libros, parches, hipnosis, acupuntura, imanes, medicamentos o tu propia fuerza de voluntad— no te vendrá nada mal contar con el apoyo extra de frases motivadoras que te ayuden a mantenerte en el camino. No confundas los libros para dejar de fumar con las frases motivadoras para lograr tu objetivo.

Y para ayudarte a comenzar hemos recopilado para ti 30 frases para dejar de fumar divididas en varias categorías: frases positivas, cortas, graciosas, motivadoras y hasta frases en inglés. ¡Léelas y comienza a mentalizarte para vivir sin tabaco!

30 frases para dejar de fumar cigarrillos

Frases para dejar el tabaco

Existen muchas frases para dejar el tabaco, todas ellas enfocadas a ayudar al fumador a vencer la adicción a la nicotina. Nada mejor que estas cinco para comenzar a abrir tu mente hacia una vida lejos de los cigarrillos:

– “No te das cuenta de lo esclavo que eres del tabaco hasta que un día intentas dejarlo”.

– “Cada vez que te enciendes un cigarro hay algo que se apaga en tu interior”. 

– “Todo lo que sientas por no fumar, no va a desaparecer fumando”.

 – “Qué bonito es madrugar sin tener nunca más ganas de fumar”.

– “Si fumas por tener un problema, al fumar ya tendrás dos”.

Frases positivas para dejar de fumar

Las frases positivas para dejar de fumar son las que mayores ventajas aportan al fumador ya que muchas veces lo llevan a recapacitar sobre el tabaco ayudándole así a alejarse de los cigarrillos. Aquí te seleccionamos cinco de las que más te ayudarán en el camino:

– “No intentarlo es un fracaso, recaer forma parte del intento”.

– “Respirar a pleno pulmón es fantástico; pero si se fuma se pierde esa satisfacción”.

 – “Sé que voy a conseguirlo: no quiero seguir alimentando alas multinacionales de la mentira a costa de mi salud y de mi dinero”.

– “Fumar puede ser un placer efímero, pasajero y momentáneo; pero dejar de fumar es una satisfacción plena, continua y más allá del tiempo”.

– “Si quieres dejar de fumar, piensa: ‘hoy no voy a fumar, y cada 10 días lo voy a celebrar’”.

Frases para dejar de fumar cortas

Ya lo dice el refrán: lo bueno, si breve, dos veces bueno y en el caso de las frases para evitar fumar no va a ser una excepción. Por eso te compartimos las cinco mejores frases para dejar de fumar cortas:

 – “Si no puedes dejarlo, no digas que fumar poco no es vicio”.

 – “Hoy es un día maravilloso: ¡hoy no he fumado!”.

– “El tabaco no llena el vacío: ¡lo crea!”.

– “No hagas de tu cuerpo la tumba de tu alma”. 

– “Fumaré sólo cuando yo quiera; es decir, nunca”.

Frases para dejar de fumar graciosas

Y como en todo, ¿qué mejor que ponerle un toque de humor a tu camino hacia una vida más saludable? Para ello también existen muchas frases para dejar de fumar graciosas que te ayudarán durante el proceso de abandonar el tabaquismo mientras añades un poco de humor a tu día a día:

– “Si te ofrecen un cigarro, cómetelo antes que fumártelo”.

 – “El mono me persigue… pero yo soy más rápido”.

– “Hoy no fumo; mañana sí. Repítelo todos los días”.

– “Al fumador se le puede comparar con un insecto atrapado en una planta carnívora: al principio el insecto se alimenta del néctar pero de pronto es la planta quien devora al insecto”.

– “Dejar de fumar es facilísimo… ¡Yo lo he dejado cientos de veces!”.

Frases motivadoras para dejar de fumar

Pero si hay algunas frases que realmente pueden ayudar al fumador a abandonar el hábito estas son, junto a las frases positivas, las frases motivadoras para dejar de fumar.

Porque todo adicto a la nicotina, de vez en cuando, necesita escuchar algo que realmente le motive a abandonar el hábito. Estas cinco frases motivadoras para dejar de fumar cigarrillos son un buen ejemplo para comenzar:

– “Los malos momentos que se pasan al dejar de fumar no son por dejarlo sino por haber fumado”.

– “Hagas lo que hagas para dejar de fumar no será tan peligroso como seguir fumando”.

– “Dejar de fumar no debe ser sólo una intención; debe ser una decisión”.

– “Si eres capaz de dejar de fumar, eres capaz de cualquier cosa”. 

– “Para dejar de fumar tan solo hay que hacer un sencillo gesto: ¡fumar el último cigarrillo!”.

Frases para dejar de fumar en inglés

También existen cientos de frases en otros idiomas que son excelentes para evitar fumar, como por ejemplo las frases para dejar de fumar en inglés, muchas de ellas cargadas de realidad y motivación. Aquí te compartimos cinco de ellas con su correspondiente traducción para que las leas cada vez que tengas deseos de fumar.

“Smoking is a habit that drains your money and kills you slowly, one putt after another… Quit Smoking, Start living”.

(Traducción:“Fumar es un hábito que roba tu dinero y te mata lentamente, un soplo tras otro… Deja de fumar, comienza a vivir”).

“Smoking cigarettes is like paying to have your life cut shorter – the most foolish thing anyone can ever do”. 

(Traducción: “fumar cigarrillos es como pagar para acortar tu vida: la cosa más tonta que alguna vez alguien puede hacer”).

– “Replacing the smoke on your face with a smile today will replace illness in your life with happiness tomorrow. Quit now”.

 (Traducción: “sustituir el humo en la cara por una sonrisa hoy, reemplazará la enfermedad en tu vida por la felicidad de mañana. Deja de fumar ahora”).

– “Your craving to smoke is temporary but the damage to your lungs is permanent. Which suffering will you chose?” .

(Traducción: “Tu deseo de fumar es temporal, pero el daño a tus pulmones es permanente. ¿Qué tipo de sufrimiento vas a elegir?”).

– “Just imagine the day when you can update your Facebook status and say ‘It has been one whole year since I quit smoking’”.

(Traducción: “Imagina el día en que puedas publicar en Facebook: ‘hace un año desde que dejé de fumar’”).

¿Qué te parecieron estas 30 frases para dejar de fumar? Lo cierto es que las hay para todos los gustos, pero todas ellas tienen algo en común: están cargadas de una elevada dosis de realidad y si actualmente estás fumando —o incluso si conoces a alguien que lo haga y quieres ayudarle— no estaría nada mal tenerlas siempre a mano para que te acompañen en tu proceso de abandonar el tabaco.

Y no podíamos terminar de otra forma que con una frase llena de verdad: demuestra que tu único vicio es la vida… ¡no te la fumes!”.

Cómo prevenir el tabaquismo en adolescentes: todo lo que necesitas saber

El tabaco es la droga que produce más dependencia en quien la consume, incluso más que la heroína o la cocaína. 

Sus consecuencias son devastadoras, y de hecho, cada 10 segundos pierde la vida una persona por culpa del tabaco y cada año más de 5,5 millones de personas mueren por fumar.

Y aunque las cifras no son para nada alentadoras, la buena noticia es que el tabaquismo es una epidemia que se puede prevenir.

¿Sabías, por ejemplo, que si los jóvenes no empiezan a consumir tabaco antes de los 26 años lo más probable es que nunca consuman cigarrillos?

Es por eso que es tan importante comenzar la prevención del tabaquismo desde la infancia y potenciándolas también en la adolescencia para así evitar que la tendencia de fumadores vaya en aumento. También te puede ayudar conocer estas 10 causas del tabaquismo.

Y aunque hay muchos programas de prevención del tabaquismo a nivel mundial y campañas anti-tabaco tanto por parte de organismos públicos como privados, lo cierto es que cada uno de nosotros puede poner de su parte para evitar que cada año millones de personas se enganchen a esta droga tan adictiva como es la nicotina.

¿Cómo podemos prevenir el tabaquismo? A continuación te damos algunas claves para que entre todos logremos que este hábito tan poco saludable cada vez tenga menos adeptos.

6 claves para la prevención del tabaquismo a nivel mundial

Actualmente existen muchas acciones destinadas a la prevención del tabaquismo en México, España, Francia, Chile y muchos países más; entre ellas: restricciones en la venta y consumo de tabaco en lugares y edificios públicos, prohibición de la publicidad, prohibición de venta de cigarrillos sueltos, control de las máquinas expendedoras, inclusión de mensajes informativos en las cajetillas sobre los riesgos de fumar, programas informativos y educativos, incremento del precio, promoción de los derechos de los no fumadores, prohibición de fumar en el trabajo y mucho más.

prevencion

Pero ¿qué podemos hacer las personas a pie de calle para ayudar a la prevención del tabaco en adolescentes? Aquí tienes 6 medidas prácticas sobre cómo prevenir el tabaquismo que cualquiera puede —y debe— implementar desde hoy mismo:

Prevenir desde el inicio

La prevención del tabaquismo a nivel mundial comienza por dar la suficiente información desde la infancia acerca de los peligros de fumar. Esa es una pieza clave así que debemos hacer comprender a los más pequeños que fumar es adictivo y un hábito lleno de consecuencias nefastas que además causa enfermedades graves que ponen en riesgo la salud.

Tanto en casa como en la escuela hay que implementar una serie de acciones relacionadas con cómo prevenir el tabaquismo, sobre todo informativas y educativas, para evitar despertar su curiosidad ya desde edades tempranas. Si forjamos un hábito de repulsa al tabaco desde la infancia es probable que nunca se despierte su deseo por fumar.

No fumar delante de menores

La mejor manera de comenzar la prevención del tabaquismo en jóvenes y adolescentes es dando ejemplo.

Piensa que los menores tienden a imitar las conductas que ven como habituales así que es esencial evitar que los fumadores se enciendan un cigarrillo delante de los niños y, en caso que los jóvenes ya hayan comenzado a fumar, hay que ofrecerles ayuda desde ya para que abandonen el hábito antes que pase más tiempo.

Crear consciencia en la adolescencia

Otra de las medidas sobre cómo prevenir el tabaquismo es crear consciencia sobre los factores de riesgo al consumir tabaco y sus efectos en el organismo sobre todo en jóvenes de 13 y 14 años dado que esta es la franja de edad más vulnerable.

Si tienes hijos o personas queridas que están en esta franja de edad, pregúntales acerca de sus amigos y si estos fuman, comenta con ellos las imágenes falsas y engañosas que aparecen en las películas donde se presenta el acto de fumar como algo glamouroso y sensual, y evita regalarles cigarrillos de chocolate (que además, por ley en España está prohibido).

Mostrar los efectos negativos a corto plazo

Háblales también de los efectos negativos del tabaco a corto plazo tales como mal olor en la boca, dedos amarillos, respiración más corta y la disminución del rendimiento en los deportes.

La mayoría de los jóvenes muchas veces se inician en el consumo de tabaco por probar la experiencia, ser socialmente aceptados o por no poder resistir la presión de los compañeros.

En este sentido, la prevención del tabaquismo en adolescentes también pasa por ayudarles a que piensen con independencia, conozcan todas las consecuencias de fumar y tengan herramientas suficientes como para no querer encenderse el primer cigarrillo.

Fomentar el ejercicio físico

Hacer deporte mejora la autoestima, ayuda a que niños y adolescentes forjen su carácter, es una forma de controlar los nervios y evitar la ansiedad, enseña a aprender de las derrotas, promueve el trabajo en equipo, ayuda a controlar las emociones, potencia la creación de hábitos saludables y enseña tener responsabilidades.

Y además, está científicamente comprobado que el deporte ayuda a la prevención del tabaquismo, así que debemos fomentar el ejercicio físico sobre todo entre jóvenes y adolescentes para evitar que se inicien en el mundo de los cigarrillos.

Disminuir los niveles de ansiedad en los adolescentes

Cada vez hay mayor evidencia de que existe relación entre fumar cigarrillos y distintos trastornos como depresión o ansiedad.

A todo eso cabe sumar que a medida que los niños y adolescentes crecen se ven expuestos a muchos cambios corporales y psicológicos con lo cual es normal que sientan muchas veces ansiedad. Esta es una reacción normal del cuerpo y aumenta si estamos expuestos a situaciones de mucho estrés.

Por todo ello hay que tomar medidas ya no solo para la prevención del tabaquismo en adolescentes sino también para ayudar a disminuir su ansiedad.

Educar sobre los síntomas de abstinencia

La mayoría de las personas cuando comienzan a fumar no son conscientes que un día van a tener que dejarlo si quieren seguir gozando de buena salud, por ello es importante educar sobre los síntomas que ocurrirán durante el período de abstinencia del tabaco.

Entre ellos: sensación de desánimo o tristeza, dificultad para dormir, irritabilidad y mal humor, dificultad para pensar con claridad y concentrarse, sensación de inquietud, nerviosismo, frecuencia cardíaca más lenta y aumento del apetito o de peso entre otros.

Y aunque esas son seis de las medidas que entre todos podemos tomar desde ya para comenzar con la prevención del tabaquismo en jóvenes y adolescentes, todo aquello que sirva para ayudar a educar sobre los riesgos del tabaco es un punto a favor en esta lucha que de un modo u otro nos afecta a todos.

Lo cierto es que la prevención del tabaquismo es una asignatura pendiente en todo el mundo, y cada uno de nosotros puede poner su granito de arena para evitar que cada vez más jóvenes y adolescentes entren en contacto con el tabaco.

Impedir que tus hijos o seres queridos empiecen a fumar es posible; comienza por aplicar estas claves sobre cómo prevenir el tabaquismo para complementar las medidas que ya se están tomando en muchos países y hagamos entre todos que el tabaco sea cada vez más una cosa del pasado.

Esperamos que te haya gustado este artículo y te animamos a que nos cuentes tu opinión o vivencia personal, así como a que leas este otro en el que hablamos sobre la fitoterapia o hierbas para dejar de fumar, verás que es súper interesante.

Dejar de fumar engorda: descubre si es cierto y por qué

La verdad tras la afirmación de que dejar de fumar engorda

Una de las principales razones por las cuáles muchos fumadores no quieren abandonar el tabaco es por miedo a engordar. Y es que existe la opinión generalizada que cuando se deja de fumar se ganan unos kilos de más. Ya sea utilizando la homeopatía para dejar de fumar o dejándolo poco a poco.

¿Es cierto que dejar de fumar engorda o es más bien un mito? ¿Qué cambia en nuestro cuerpo cuando dejamos de fumar? ¿Qué opinan los expertos al respecto? Estás a un paso de saberlo.

Esto es lo que sucede en tu cuerpo cuando dejas de fumar

El primer paso para saber si dejar de fumar engorda es entender lo que ocurre con tu propio cuerpo una vez abandonas este mal hábito.

Cuando dejas de fumar tanto la nicotina como el resto de componentes tóxicos del tabaco provocan un efecto negativo en tu organismo que es necesario conocer para entender si dejar de fumar engorda o adelgaza. Esto es lo que debes saber:

El metabolismo cambia

Se conoce como termogénesis al proceso mediante el cual tu cuerpo produce calor. Su funcionamiento es sencillo: a mayor termogénesis mayor aumento del metabolismo y por tanto mayor quema de calorías.

Pues bien, la cuestión es que cuando fumas la producción de calor aumenta un 6% lo que se traduce en que estás quemando 200 calorías más por día.

Cuando dejas de fumar, la producción de calor o termogénesis vuelve a la normalidad y tu metabolismo disminuye lo que puede favorecer el aumento de peso.

El estrés y la ansiedad aumentan

La nicotina aumenta los niveles de algunas hormonas como la adrenalina y eso tiene una acción hiperglucémica; es decir, un aumento anormal de la cantidad de glucosa que hay en la sangre.

Esto provoca que el fumador recurra a un cigarrillo cada vez que tiene hambre y es así como logra regular sus niveles de glucemia como si hubiese comido.

Cuando se deja de fumar, y debido a la ausencia de nicotina, el estrés y la ansiedad aumentan y el ex fumador calma sus nervios comiendo más de lo que debería —y peor aún: por lo general lo hace ingiriendo alimentos calóricos y poco nutritivos—.

Recuperas el olfato y el gusto

El tabaco deteriora sentidos tan importantes como el gusto y el olfato, por lo que cuando la persona deja de fumar vuelve a mejorar su sentido olfativo y gustativo. Eso hace que el ex fumador disfrute más de lo que está comiendo, desee más alimentos y como consecuencia ingiera más calorías de las recomendadas.

¿Dejar de fumar engorda o adelgaza? Esto es lo que dicen los expertos

Dejar de fumar engorda entre 3 y 5 kilos. Así lo advierte un análisis a 62 estudios sobre la materia publicado en la prestigiosa revista British Medical Journal.

De media, un año después de dejar de fumar, la persona ha ganado unos 4,7 kilos de peso; una cifra que sin embargo está muy por encima de los 2,9 kilos que un estudio similar concluyó hace dos décadas.

Dejar de fumar engorda

El profesor de psiquiatría y experto en adicciones Henri-Jean Aubin es claro sobre el tema de si dejar de fumar engorda o no: “se engorda al principio sobre todo. Y es importante saberlo porque si una mujer muy preocupada con su silueta deja de fumar y gana un kilo el primer mes puede decidir que no sigue para no ganar 12 kilos en un año. Pero hay que decirle que se deja pronto de engordar”.

De hecho, el profesor afirma que según sus estudios, el 20% de las personas analizadas incluso adelgazan cuando dejan de fumar.

Aún así, todos coinciden en lo mismo: los beneficios de dejar de fumar compensan con creces el ligero aumento de peso de dejarlo.

Y sobre el tema Aubin añade: “dejar de fuma es la mejor decisión que podría tomar una persona, incluso si está preocupada por su figura. Alguien de 40 años que lo deje hoy ganará nueve años de esperanza de vida”.

4 factores que pueden hacerte engordar cuando dejas de fumar

Después de leer hasta aquí, seguramente te estés preguntando por qué engorda dejar de fumar y la explicación es más sencilla de lo que crees. Básicamente, si dejas de fumar engordas debido a cuatro factores:

1) la nicotina tiene un cierto efecto anorexígeno, que viene a significar que sacia el apetito y hace que al fumar tengas menos ganas de comer.

2) a un fumador que fuma un paquete diario, la nicotina le permite quemar entre 200 y 300 calorías cada día.

3) muchas personas cuando dejan de fumar sustituyen el tabaco por la comida, y este cambio de hábito inevitablemente les lleva a subir de peso.

4) ante la misma actividad, un fumador consume más calorías que un no fumador.

Pero también debes saber que los kilos que ganes en los primeros tres meses probablemente vas a perderlos en los siguientes seis.

Cómo no engordar al dejar de fumar

A veces, oyendo hablar a la gente, parece que incluso leyendo libros para dejar de fumar, vas a engordar. Todo esto no significa que si dejas de fumar vayas a engordar siempre. Es más: dejar de fumar sin engordar es posible y no es difícil. Solo debes saber qué tener en cuenta.

Para empezar, hay algunos fármacos como los comprimidos, los chicles de nicotina y el bupropion que pueden retrasar el aumento de peso al dejar de fumar por lo que si este tema te preocupa tienes varias opciones a considerar.

Si quieres dejar de fumar pero no quieres engordar en el intento, entonces también tienes que evitar picar entre horas y no sustituir los cigarrillos por alimentos, y si decides hacer dieta mejor no empieces hasta que la abstinencia esté bajo control.

Ten en cuenta que ante la ansiedad por no poder fumar se produce un efecto sustitutivo y tendemos a cambiar el tabaco por la comida. Por tanto, cuando notes la falta de tabaco intenta cambiar la comida por otra actividad que te distraiga pero que no engorde como por ejemplo hablar con alguien, leer, comer un caramelo, hacer deporte, beber agua o respirar hondo un par de minutos.

La clave está en apartar la mente del deseo de fumar pero sin tener que recurrir a la comida, que suele ser lo primero que nos viene a la mente.

Durante las primeras semanas hay que intentar beber mucha agua y zumos, no tomar alcohol ni otros excitantes como café o té, comer ligero y frecuente y tomar muchas frutas y verduras.

Y sobre todo, mantente firme en el camino porque tomar la decisión de dejar de fumar es una acción realmente valiente; no dejes que esos posibles kilos de más pasajeros te llenen de miedos, dudas e inseguridades. Porque si algo ganas seguro cuando dejas de fumar, es salud y calidad de vida. Y eso no tiene precio 😉