Saltar al contenido
Como dejar de fumar ¡YA!

Beneficios y ventajas de dejar de fumar

Dejar de fumar es difícil para todo el mundo, y el que diga que no miente. Pero una vez conseguido, los beneficios que obtendrás son realmente increíbles y motivacionales para dejar de una vez por todas el tabaco.

Hoy hablaremos de los beneficios de dejar de fumar, puesto que sigue siendo, a día de hoy, uno de los objetivos más habituales entre la población de todo el mundo occidental (no así en los países subdesarrollados, donde, a medida que se desarrollan, la población fuma más -no me preguntéis el porqué de esa tendencia).

Tanto es así que la mayoría de los fumadores se plantean dejar de fumar cada vez que empieza el año, pero rara vez lo consiguen. Como decía Mark Twain: Dejar de fumar es fácil, yo ya lo dejé unas cien veces. Si te animas, debes saber que hay multitud de métodos para dejar de fumar, busca el mejor para tu caso concreto.

En cualquier caso, dejar de fumar es una decisión muy inteligente, tanto para tu salud, como para los que te rodean, tu aspecto físico, y tu cartera. Así que, para ayudarte a conseguirlo, vamos a señalar cuáles son los beneficios más destacables de dejar de fumar.

Ventajas de dejar de fumar por tipo de sustancia

Para hacer este artículo lo más completo posible, no queremos olvidarnos que no solamente se consume tabaco en nuestra sociedad. También es muy habitual el consumo de marihuana, y también queremos hacer una breve mención a ésta.

Dejar de fumar tabaco

Las ventajas de dejar de fumar tabaco son múltiples, y se pueden dividir en ventajas económicas, de salud física, de salud psicológica, de estética y de salud y comodidad para tus familiares (puesto que ellos también respiran tu humo y les afecta).

Las ventajas de dejar el tabaco, por tanto, son muchas, y es responsabilidad de cada uno entender cómo estos problemas están afectándoles y cómo deberían actuar para resolver la adicción y, con ella, los problemas asociados.

Dejar de fumar porros y/o marihuana

Las ventajas al dejar de fumar marihuana son similares a las anteriores, con la salvedad de que los problemas relacionados con la salud física son menores en el caso de la marihuana, mientras que los problemas psicológicos son más graves.

La marihuana está muy relacionada con la esquizofrenia. Es cierto que hay muchas personas que no han fumado marihuana nunca y tienen esquizofrenia, y muchas otras que han fumado marihuana durante años y no padecen esta enfermedad.

Sin embargo, sí existe una relación muy fuerte entre el número de fumadores de marihuana que acaban desarrollando esquizofrenia, por lo que convendría tener cuidado y plantearse el dejar de fumar a la mínima sensación de tener paranoia al consumirla (preferiblemente antes de que eso suceda).

Además, la marihuana tiene un problema añadido, y es que, en algunos lugares, el precio de la marihuana puede llegar a ser bastante alto, por lo que los problemas económicos que genera son más graves que los del tabaco.

Beneficios de dejar de fumar con cigarrillo electrónico

El cigarrillo electrónico se ha presentado como una alternativa más sana al tabaco, pero lo cierto es que no es la solución óptima. Puede resultar un buen paso intermedio para dejar de fumar definitivamente, pero es importante entender que no es el último paso en este camino.

Además, debes tener en cuenta que el cigarrillo electrónico es algo relativamente novedoso y que no ha pasado todavía los suficientes controles médicos y pruebas científicas, por lo que no hay suficiente evidencia de que no resulte dañino.

Así pues, la mejor opción será dejarlo, porque sería una ironía bastante amarga que, dentro de unos años, se descubriera que el cigarrillo electrónico provocaba cáncer con mayores probabilidades que el tabaco, al que trataba de sustituir, ¿verdad?

Beneficios físicos y psicológicos de dejar de fumar

Las ventajas de dejar de fumar son muchas, por lo que vamos a ir desgranándolas una a una, para que te empapes bien de la información y no tengas dudas al respecto. Estoy convencido de que, una vez hayas leído esta lista, estarás mucho más predispuesto a dejar ese vicio tan nocivo.

Beneficios psíquicos de dejar de fumar

Antes de empezar este apartado, quiero señalar que, en un primer momento, los beneficios psíquicos no se harán palpables. Es más, en los primeros momentos, lo más probable es que no sientas ninguna mejoría, sino todo lo contrario.

Tendrás cierta ansiedad y, dependiendo de tu grado de adicción al tabaco, una necesidad física de consumir tabaco que llevará a que tengas algo de malestar general, tanto físico como mental. Es lo normal, estarás teniendo síndrome de abstinencia.

Ahora bien, después de un par de días, te acostumbrarás a ese síndrome de abstinencia y te será más sencillo de sobrellevar, y después de una semana, tu cuerpo se habrá recuperado y ya no pedirá nicotina (aunque sí tendrás dependencia psicológica todavía).

Beneficios estéticos de dejar de fumar

También existen beneficios estéticos, puesto que fumar aumenta el envejecimiento, especialmente de la piel, y eso hace que se nos vea peor por fuera. Pero no solo por la piel, sino también porque, en general, el tabaco impide que la división celular se dé como debería.

Al complicarse la división celular, se quedan muchas más toxinas en el organismo, y eso implica que todo el cuerpo tenga una apariencia física desmejorada. Hablaremos un poco más de ello en los siguientes apartados.

Ventajas de dejar de fumar en la piel

Los beneficios de dejar de fumar en la piel son muy claros desde el primer momento. Por un lado, tenemos que hablar del hecho de que, como apuntábamos más arriba, conseguirás una mejor división celular, lo que contribuye enormemente a que se nos vea mejor, sobre todo en la piel del rostro.

Los beneficios de dejar de fumar sobre la piel también tienen que ver con un aspecto secundario, pero igualmente importante, y es el de las manchas de tabaco. Al igual que sucede con los dientes, el tabaco deja manchas en los dedos y en las manos. Esas manchas, con el tiempo, desaparecerán.

Beneficios de dejar de fumar para la cara

Las ventajas de dejar de fumar para la cara son claras desde el primer mes en el que no se está fumando, y tienen que ver, fundamentalmente, con dos aspectos relevantes: La mejoría de la piel, y la mejoría de la salud dental.

Como ya hemos mencionado más arriba, al superar la adicción, conseguiremos que nuestra piel tenga una apariencia mucho más joven, alejando el envejecimiento prematuro de la misma. Pero, además, conseguiremos unos dientes más sanos, y eso también nos dará una mejor apariencia física.

Ventajas de dejar de fumar en la sexualidad

Por último, tenemos que mencionar que también conseguiremos una mejor satisfacción en lo que a la vida sexual se refiere. Y es que, como debes saber, el tabaco afecta muy negativamente a la circulación sanguínea… imprescindible para lograr buenas erecciones.

Es por ello que, cuando se supera la adicción, uno se siente con mayor vigor y mucha más lívido. Por lo tanto, en el caso de que eso esté suponiendo un problema con tu pareja, abandonar esta adicción, te ayudará a mejorar tu relación de pareja a través de la correcta salud sexual.

Beneficios de dejar de fumar por estrategia

Ahora, vistos los beneficios físicos de dejar de fumar, vamos a centrarnos en las diferentes estrategias existentes, de forma que puedas conocer cuál es la más interesante para tu caso particular, y cuál puede resultarte más cómoda y sencilla de llevar a cabo.

Dejar de fumar paso a paso

Las ventajas de dejar de fumar paso a paso frente a dejarlo de golpe son bastante notables. Dejar de fumar paso a paso permite que tu cuerpo se vaya acostumbrando a menores cantidades de nicotina, lo que reduce el síndrome de abstinencia paulatinamente.

Esto significa que no tendrás la necesidad de consumir tabaco de forma drástica, porque tampoco habrás dejado de fumar de forma drástica. Aunque también tiene algunos aspectos negativos, como que la fuerza de voluntad se tiene que ir distribuyendo, en lugar de focalizarla en el no fumar de forma definitiva.

En cierto sentido, psicológicamente, para alguien con fuerza de voluntad, es más fácil dejarlo de golpe, aunque físicamente tenga más sentido hacerlo paulatinamente. Si no tienes tanta fuerza de voluntad, la mejor opción será hacerlo paso a paso.

Dejar de fumar por días

Existe una opción que es tratar de no fumar durante ciertos días, y permitirse hacerlo durante otros días. Por ejemplo, día sí y día no. Esta opción puede ser interesante por varias razones.

La primera es que, desde el primer momento, notas una mejoría en la cartera. Es decir, si aguantas un mes con esta estrategia, en lugar de gastar 135€ en tabaco, gastarás unos 65€, y eso puede ser un estímulo para continuar avanzando.

Otra ventaja es el hecho de que es fácil de gestionar.

La principal desventaja, no obstante, es que puede ser difícil. A simple vista, parece una opción atractiva, pero imagínate un día sin fumar de buenas a primeras… No es tan fácil como parece. No obstante, todo se reduce a hacer la prueba.

Trata de aguantar un día sin tener el cigarrillo en la boca y, si lo consigues, adopta esta estrategia.

Dejar de fumar por horas

Las ventajas de dejar de fumar horas concretas del día son algo más notables que la estrategia mencionada anteriormente. Gestionar las horas es más fácil que gestionar los días, porque están más cerca en el tiempo, y te permite mantener esos cigarros imprescindibles (después de comer, al levantarte, etc.).

La idea, al fin y al cabo, es la de reducir a la mitad el consumo de tabaco (igual que en el caso anterior), pero mediante las horas, en lugar de los días. Así, puedes mantener los cigarros “sagrados”, y tratar de no consumir los otros.

Dejar de fumar minuto a minuto

Los beneficios de dejar de fumar por minutos se encuentran en el hecho de que, al tener una gestión del tiempo más ajustada y breve, permite darse cuenta muy rápidamente de cómo estás avanzando en tu objetivo de dejar de fumar.

En este sentido, la ventaja fundamental de esta estrategia reside en el hecho de que te ayudará a seguir adelante en tu camino. Esto es especialmente importante en este punto si tenemos en cuenta que la estrategia de dejar de fumar minuto a minuto está especialmente pensada para los que fuman mucho

Dejar de fumar 8 horas

La estrategia de las 8 horas tiene los mismos resultados que la de por horas. Si distribuimos las 24 horas del día en 3 grupos de 8, podemos quitar las 8 que pasamos durmiendo. Así, nos quedan 16 horas. No importa que no fumemos en horas alternativas, que en horas agrupadas. Acabaremos fumando 8.

El beneficio de esta estrategia respecto a la otra, es que puedes llenarla con actividades que te eviten pensar en el tabaco. La desventaja es que, por supuesto, tendrás que hacer un mayor esfuerzo, porque el tiempo sin fumar es mayor.

Dejar de fumar 12 horas

Esta estrategia es el siguiente paso respecto al anterior, y supone no fumar durante tres cuartos del tiempo que no pasas durmiendo. La ventaja es que te ayuda a darte cuenta de que estás en el camino correcto, pero la desventaja es que te llevará más trabajo y el síndrome de abstinencia será más fuerte.

Dejar de fumar 24 horas

Esta es la evolución de la anterior, y supone aguantar sin fumar todo el día. A partir de aquí, puedes llevar a cabo la estrategia del día sí, día no, o dejar de fumar de forma definitiva, dependiendo de tu grado de compromiso contigo mismo y tu fuerza de voluntad.

Dejar de fumar: Día a día

También sé que buscas información acerca de cómo te vas a sentir día a día al dejar de fumar. Cómo vas a notar tu cuerpo mejorar según van pasando los días. Tengo que decirte, no obstante, que la mejoría no es automática, aunque sí hay algunos beneficios de dejar de fumar desde el primer día.

Aclarado esto, veamos cómo se dan los beneficios de dejar de fumar en el tiempo:

Beneficios inmediatos

Los beneficios inmediatos de dejar de fumar se notan más en la cartera que en la salud, eso debes tenerlo claro. No puedes pretender que, después de llevar años fumando, los beneficios de dejarlo se noten de un día para otro.

Los beneficios de dejar de fumar desde el primer minuto, por tanto, pueden no incentivarte a continuar dejándolo, y es por eso que tienes que tener fuerza de voluntad. Debes ser consciente de que necesitarás, como mínimo, una semana para empezar a notar algo.

A corto plazo

Los beneficios después de dejar de fumar a corto plazo tienen que ver con una mayor capacidad pulmonar, sentirte más activo, tener una mejor vida sexual, y empezar a engordar (sí, esto puede ser bueno o malo, dependiendo de tu situación -si es malo, te recomiendo que hagas ejercicio).

Todas ellas son buenas razones para dejar de fumar. Beneficios a corto plazo como estos, no los conseguirás por ninguna otra vía. Además, no queremos olvidarnos de que también mejorarás la salud de tu cartera… ¡Que también es importante!

1 Día

Como hemos mencionado un poco más arriba, no hay grandes beneficios en no fumar durante un día. De hecho, es probable que te sientas mal, porque estarás con el síndrome de abstinencia, y te sentirás nervioso y con malestar general.

Esta es la prueba de fuego. Si aguantas los dos o tres primeros días sin fumar, todo lo demás irá sobre ruedas. Una buena práctica para dejar de fumar es tratar de encontrar un sustituto efectivo para esos cigarros “sagrados”, porque generan una dependencia de hábito, y un hábito se corrige con otro.

4 Días

Los beneficios de dejar de fumar días, sobre todo cuando no son muchos, cuesta notarlos, aunque ya se pueden empezar a percibir. Si realizas ejercicio, por ejemplo, notarás cómo aguantas más corriendo o realizando tus ejercicios habituales.

También notarás cómo empiezas a ganar algo de peso, porque el tiempo que antes pasabas fumando, ahora lo pasarás comiendo algo (es lo más habitual cuando se deja de fumar), y esa es una de las cosas que se notan desde el primer día.

También notarás, como no podía ser de otra forma, un beneficio en la cartera. Después de cuatro días sin fumar, tendrás 16€ que antes te habrías fumado. No está mal, ¿verdad?

A las dos semanas

Las ventajas de dejar de fumar cigarrillo después de dos semanas ya empiezan a ser más notables. Podrás percibir que ya tienes un peso algo más elevado, aguantas bastante más tiempo haciendo ejercicio, has ahorrado 60€, y, además, empiezas a sentirte más animado.

Has superado el síndrome de abstinencia físico y, aunque sigues teniendo la dependencia psicológica de tener un cigarro en la boca, ya no es algo tan duro como lo era antes. Te sientes más relajado y cómodo con tu nueva situación de no fumador.

Después de un mes

Cuando llevas un mes sin fumar, los beneficios ya son bastante notables. Se suma todo lo anteriormente mencionado, junto al hecho de que empiezas a sentir que respiras aire mucho más puro y en mayores cantidades.

Ello se debe a que tus pulmones se están limpiando, y eres capaz de obtener más oxígeno en cada bocanada, lo cual, al mismo tiempo, llena a tus células de “alimento” (las células se alimentan de oxígeno, entre otras cosas).

El hecho de que tus células estén mejor alimentadas, propicia su división celular, por lo que empezarás a notar mejoría en tu piel, y las manchas en los dientes y en la piel empezarán a remitir.

Además, empezarás a notar mejor los olores y los sabores, lo cual era un problema cuando fumabas, porque el tabaco genera problemas en la nariz, la boca y la garganta, que impide que los olores y los sabores lleguen correctamente.

¿Cuándo se notan los beneficios de dejar de fumar de verdad?

Llegamos a la última pregunta, y más importante. Después de todo lo anterior, estaría bien saber cuándo se notan los beneficios.

Deja que te diga, que es recomendable que, para notar antes los resultados, dejes de fumar y hagas deporte al mismo tiempo. Los beneficios de dejar de fumar y hacer deporte se notan mucho más rápido cuando se hacen a la vez, que cuando se hacen por separado.

Piensa que, cuando dejes de fumar, es probable que empieces a ganar peso. Si no haces ejercicio, ese peso se traducirá en una barriga que no quieres tener. En consecuencia, lo mejor será que hagas deporte para que ese peso se convierta en músculo, y no en grasa.

También tienes que tener en cuenta que las ventajas de dejar de fumar tienen mucho que ver con la mejoría en la capacidad pulmonar y en la posibilidad de realizar ejercicio físico. Si no haces deporte regularmente, no podrás darte cuenta de todos los beneficios que estás obteniendo.

Por último, hacer ejercicio te ayudará a llenar horas que, de otro modo, estarían muertas, y te traerían a la mente el deseo de tener un cigarro en la boca.

Por todo ello, es más que recomendable que hagas ejercicio al mismo tiempo que dejas el tabaco, de forma que puedas sentir como tu salud mejora a un ritmo mucho más rápido.

Esperamos que el artículo te haya resultado de utilidad y que sea un buen apoyo para dejar de fumar. Ventajas como las descritas un poco más arriba solo las lograrás si abandonas ese vicio al que estás enganchado actualmente. Si alguna vez te habías preguntado “¿Qué pasa cuando dejo de fumar?”, creo que después de este artículo te habrá quedado claro del todo.

Como has podido ver, dejar de fumar es algo relativamente sencillo si se sabe cómo hacerlo, y los beneficios de dejar de fumar son tantos, que sería una estupidez no hacerlo. Tanto tú, como tu familia, como tu cartera, te agradecerán que abandones un vicio tan estúpido como el tabaco.

Otros beneficios para dejar de fumar que seguramente te ayudaran