10 causas del tabaquismo: los motivos de fumar

10 causas del tabaquismo: los motivos de fumar
3.7 (73.49%) 43 votos

Las 10 principales causas del tabaquismo que todo fumador (y no fumador) debe conocer

Todos sabemos cuáles son los peligros de fumar, pero sin embargo cada vez hay más personas que se encienden ese primer cigarrillo que va a ir seguido de muchos otros convirtiéndose así en adictos al tabaco y haciendo de la nicotina un mal compañero de viaje.

Entonces, si todos conocemos cuáles son los peligros del tabaco, ¿por qué la gente fuma? ¿Cuáles son las verdaderas causas del consumo de tabaco?

En este artículo hemos reunido las principales causas del tabaquismo y los diferentes motivos de fumar que cada vez llevan a más y más personas a dar esa primera calada que hará que el tabaco termine convirtiéndose en un hábito muy poco saludable en sus vidas.

Saber cuáles son esas causas de fumar no solamente te ayudará a entender por qué tu o tus seres queridos fumáis sino que además te servirá de punto de partida para hacerle entender a tu mente —la gran artífice de todo— que el tabaco no es la mejor opción para ti.

¿Vienes a descubrir cuáles son las 10 causas sociales y psicológicas del tabaquismo?  

¿Cuáles son los motivos de fumar? Las 10 principales causas del tabaquismo

Fumar por placer

Una de las principales causas del consumo de tabaco y la razón principal a la cual atribuyen los fumadores su adicción a los cigarrillos es el propio placer que obtienen fumando.

Así es, son muchos los fumadores que comienzan a fumar por puro placer y cuando se dan cuenta ya son adictos a una droga que es incluso más letal que la heroína o la cocaína.

El tabaco tiene un efecto estimulante, otro calmante y además resulta un placer por sí mismo así que muchas personas comienzan a fumar un cigarrillo por simple curiosidad y cuando se dan cuenta se sienten enganchadas a ese falso placer que termina volviéndoles adictos a la nicotina.

Fumar para alejar el estrés

El estrés es otra de las principales causas del tabaquismo ya que para muchos los cigarrillos son una buena manera de aliviar el estrés, la presión y las tensiones derivadas del ritmo de vida tan acelerado que llevamos.

De hecho, y por poner solamente una ejemplo, décadas atrás los soldados que combatían en el campo de batalla adquirían el hábito de fumar para así poder lidiar con el estrés en tiempos de guerra.

Hoy en día la situación no es diferente y cada vez son más las personas que comienzan a fumar cuando experimentan períodos de estrés en un trabajo de presión o en situaciones complicadas de la vida.

Para muchos fumadores el estrés sigue siendo una de las principales causas psicológicas del tabaquismo, lo cual convierte a los cigarrillos en un arma de doble filo que te relaja al mismo tiempo que te causa más y más estrés.

Obviamente, existen otras muchas alternativas al tabaco que son mucho más saludables y sin los efectos nocivos de fumar.

Fumar por las recompensas sociales

Nadie puede negar que existen las causas sociales del tabaquismo, es decir, personas que comienzan a fumar para sentirse integrados o parte de un grupo. Y aunque esto puede suceder a cualquier edad, los preadolescentes y adolescentes son el sector de la población más susceptible a terminar sufriendo adicción al tabaco por satisfacer a sus compañeros.

En otras palabras, el tabaco es una especie de regalo o recompensa social para quienes comienzan a fumar ya que se sienten parte de un grupo y a menudo eso implica aceptación.

Algo tan simple como los descansos que tienen los fumadores durante las horas de trabajo o el típico “¿tienes fuego?” que da sensación de camaradería pueden llevar a una persona a fumar debido a ese sentimiento de pertenencia a un grupo.

Fumar para desafiar las normas

Hay dos tipos de personas: las que siguen las normas y las que creen que las reglas están para romperlas. Y son precisamente estas últimas las que tienen más motivos para fumar que el resto.

Por ejemplo, existen muchísimos países en los que fumar está mal visto, en los que hay signos de prohibición por todas partes e incluso países en los cuales existen restricciones en varios lugares públicos.

Esto en sí puede convertirse en una de las grandes causas de fumar ya que para muchos supone una verdadera tentación por el simple hecho de cruzar una línea prohibida, sobre todo para los jóvenes, que son quienes más tienden hacia las conductas de riesgo y de querer romper las reglas establecidas.

Todo eso, sumado a querer desafiar los límites impuestos por los padres, la escuela o la sociedad da como resultado una mayor predisposición a caer en el consumo de tabaco.

Fumar por la influencia de los padres

Todos los estudios coinciden en lo mismo: los hijos de padres fumadores son mucho más propensos a terminar fumando que los hijos de padres no fumadores lo cual convierte la influencia de los padres en una de las principales causas del tabaquismo.

Incluso existen estudios que demuestran que si los padres no son fumadores pero son permisivos a la hora de permitir a sus hijos ver películas donde se fuma o se bebe en exceso pueden estar animando a sus hijos a fumar aun sin darse cuenta de ello.

Del mismo modo, los padres que ven el tabaquismo como un comportamiento socialmente aceptable aunque no fumen, están dejando la puerta abierta para que sus hijos experimenten con los cigarrillos.

Por eso es tan importante transmitir desde la infancia los peligros de fumar, con mensajes que destaquen los efectos negativos y las consecuencias del tabaco, ya que a medida que el niño crezca tendrá estos mensajes resonando en su mente y es más probable que se mantenga alejado del tabaco ya que tendrá más herramientas para hacer frente a la decisión de fumar o no.

Fumar por culpa de la desinformación

A pesar de que sobre todo en los últimos años se han instaurado en todo el mundo muchísimas medidas para acabar con las principales causas del tabaquismo, todavía existen creencias culturales populares que respaldan que fumar es sexy, cool y glamouroso además de estar bien visto. Eso se debe a la desinformación y a que la publicidad errónea de décadas pasadas todavía retumba en la sociedad.

Incluso hay mitos que destacan que fumar cigarrillos light es menos peligroso, que fumar pocos cigarros al día no hace daño o que ciertas marcas de tabaco son menos dañinas que otras con lo cual muchas personas optan por fumar creyendo que están minimizando los riesgos cuando en realidad están poniendo en riesgo su salud.

Fumar a causa de la publicidad

10 causas del tabaquismo

No es ningún secreto que la publicidad incrementa el deseo de querer encenderse un cigarrillo, y eso la convierte en uno de los principales motivos de fumar.

La industria tabacalera lo sabe, y por eso durante muchísimos años ha estado dirigiendo campañas masivas y efectivas destinadas a aumentar las ventas de tabaco y asegurar la aparición de nuevos fumadores —sobre todo adolescentes, la franja de edad más vulnerable y por tanto la favorita de la industria del tabaco—.

Porque no nos engañemos: el tabaco es un negocio y como en todos los negocios se necesitan clientes así que cuantos más fumadores existan mejor que mejor.

De hecho, se han llevado a cabo varias investigaciones que tienen la misma conclusión: la publicidad es una herramienta poderosa que juega un papel muy importante a la hora de decidir si comenzar a fumar o no.

Sin ir más lejos, a finales de los años 60 se duplicó el consumo de cigarrillos entre las mujeres estadounidenses de edades comprendidas entre los 14 y los 17 años a raíz de una campaña de Virginia Slims enfocada a la liberación de las normas sociales de acuerdo con las ideas del momento.

Una vez se prohibieron las campañas a favor del consumo de tabaco, las ventas de cigarrillos comenzaron a disminuir aunque por supuesto todavía sigue siendo una de las industrias que más dinero mueve.

Fumar como forma de automedicación

Del mismo modo que algunas personas recurren a las drogas y al alcohol en momentos difíciles, hay quienes optan por los cigarrillos para aliviar los dolores físicos y mentales, convirtiendo la automedicación en una de las principales causas del tabaquismo.

Básicamente, los fumadores adictos al tabaco reportan una elevada gama de sensaciones positivas tras fumar un cigarrillo, que van desde la relajación hasta una mayor sensación de bienestar.

Obviamente estas sensaciones provienen de productos químicos liberados en el sistema nervioso por la nicotina —entre ellos dopamina, lo cual significa que el tabaco cambia la química y el funcionamiento del cuerpo una vez la nicotina entra en el sistema nervioso.

Es esa la razón por la cual muchos fumadores se inician en este hábito, ya que para ellos es una manera de automedicarse para enfermedades que les provocan dolores y tensiones. Incluso hay estudios que demuestran que las personas que sufren de enfermedades mentales como depresión o trastornos de ansiedad pueden empezar a fumar porque la nicotina mitiga algunos de sus síntomas igual que ocurre con muchas drogas.

Obviamente, fumar viene con una serie de efectos secundarios negativos que van desde problemas de salud hasta cáncer e incluso la muerte pero muchas veces cuando los fumadores quieren dejarlo ya es demasiado tarde debido a que se han vuelto adictos a la nicotina lo cual convierte el tabaco en un arma de doble filo creándoles cada vez más dependencia.

Fumar por predisposición genética

Puede sonarte raro, pero existen multitud de estudios que confirman que algunas personas pueden tener una predisposición hereditaria a las adicciones —entre ellas el tabaquismo— con lo cual les resulta más difícil que al resto resistirse a fumar.

Por ejemplo, un estudio de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y cuyas conclusiones se publicaron en el Biological Psychiatry destaca que hay factores genéticos que inducen a recaer en la adicción a la nicotina.

Fumar debido a la influencia de los medios

Igual que ocurre con la publicidad, los medios de comunicación son otra de las principales causas del tabaquismo, haciendo que miles de personas se inicien en el hábito de fumar todos los días. Eso se debe a que los medios ejercen una gran influencia en la toma de decisiones de los espectadores.

De hecho, no hay más que ver como muchas veces determinadas modas o peinados que aparecen en las películas o en las series de televisión terminan convirtiéndose en toda una tendencia para el resto de la población, que no tardan en imitar esas conductas. Entonces, ¿qué te hace pensar que con el tabaco no ocurre lo mismo?

Fumar en los medios de comunicación puede tener la misma influencia que la moda o el uso de un gadget por parte de un actor. Incluso los estudios sugieren que cuando los espectadores jóvenes ven a sus ídolos fumar son más propensos a ver el tabaco como algo socialmente aceptable, elegante y deseable.

Todo eso sin contar que en muchas películas el tabaco está sobrerepresentado, con un número desproporcionado de personajes que aparecen dando caladas a un cigarrillo.

Es por eso que en los últimos tiempos se ha estado reduciendo la presencia de cigarrillos en los medios de comunicación como parte de una campaña integral para eliminar el tabaquismo y que este deje de verse como un hábito socialmente aceptable a ojos de la sociedad ya que podría ser un factor clave en la reducción del número de personas que van a comenzar a fumar en el futuro.

Y aunque hay muchísimas causas del tabaco, estos son los motivos principales por los cuales muchas personas diariamente se vuelven adictas a la nicotina.

Así que ahora que ya sabes cuáles son las 10 causas del tabaquismo y los motivos para fumar que tienen la gran mayoría de fumadores, es el momento de tomar acción y plantearse seriamente si el tabaco es el mejor camino o no.

Por eso, tanto si eres fumador como si hay alguien en tu entorno que fuma, es hora de hacer balance y decidir si el tabaco sigue compensando.

En este blog encontrarás muchísimos recursos que pueden ayudarte a dejar de fumar: desde los mejores métodos como imanes para dejar de fumar, hasta medicamentos, remedios caseros, técnicas milenarias e incluso frases para dejar de fumar para que te sea mucho más fácil vencer el tabaquismo. Otra cosa que te presentamos y que puedes probar son los libros para dejar el tabaco, algunos te pueden ayudar mucho. Y un método que tal vez te sorprenda: las flores de Bach para dejar de fumar, un auténtico descubrimiento.

El primer paso para dejar el tabaco y vencer las causas de fumar comienza por tomar la firme decisión de dejarlo. ¡Comienza por ahí! Una vez tomes la decisión y estés plenamente convencido, ve a por ello. Si quieres, puedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *